Ciudad de México, 31 de julio de 2020.- El secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Víctor Manuel Toledo Manzur, consideró que se han creado muchos mitos en torno a la construcción de los trenes Maya y Transístmico, cuyos trabajos se realizan en el sur y sureste del territorio mexicano, donde se encuentran los grandes bosques y selvas del país, uno de los cuales (el Tren Maya) es uno de los proyectos sexenales insignia del presidente López Obrador.

Toledo Manzur aseguró que las comunidades mayas han aprendido a defender su territorio; constituyen una comunidad activa que lleva muchos años de resistencia. En este sentido, aseguró que la posición de la Semarnat es apuntalar el empoderamiento de la ciudadanía y aprobar proyectos a través de la aplicación de la ley ambiental y con sustento en información científica y técnica de alta calidad.

Para dar certeza a la sociedad de que la Semarnat actúa con apego a la ley y en concordancia con los proyectos del gobierno federal para detonar el desarrollo económico del sur-sureste del país, respetando el entorno natural y los derechos de las poblaciones originarias, Toledo Manzur explicó, en conferencia virtual, el estatus de la evaluación medioambiental que guardan el Tren Maya y el Transístmico.

Aseguró que la dependencia a su cargo cumple cabalmente con lo que la ley la obliga y, para ejecutar estos actos de autoridad, se tomaron en cuenta 56 solicitudes de instancias públicas y privadas para obtener información, criterios y valoraciones con el fin de alimentar la toma de decisiones. Además, de la instalación de una mesa de consulta con la participación del Inecc, Imta, Conanp, Conagua y Conafor.

El funcionario federal señaló que en ambos proyectos corresponde a la Semarnat llevar a cabo tres responsabilidades: cumplir la normatividad ambiental vigente mediante la autorización de la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), de acuerdo con la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección del Ambiente (Lgeepa), evaluar el cambio de uso de suelo y realizar la consulta a los pueblos indígenas en cada caso.

No obstante, aseguró que la única manera de que estos proyectos no impacten a las regiones en el mediano y largo plazo dependerá de la voluntad del gobierno mismo y de la participación de los ciudadanos. “Este gobierno está empoderando a la gente y es la misma gente la que se tiene que organizar, mantenerse vigilante para impedir un posible ecocidio, como se piensa que podría ocurrir con respecto a los proyectos que aquí se exponen”.

Dijo que la realización de ordenamientos ecológicos y territoriales serán indispensables para ayudar a que se cumpla la normatividad y se eviten impactos ambientales en la región.

En el caso del Tren Maya, refirió que se consideran dos momentos: uno, la evaluación de la construcción, que implica la actualización o levantamiento de vías en 1554 km, que comienzan en Palenque, Chiapas, y hacen un recorrido por la Península (de Yucatán) hasta terminar en Escárcega, Campeche, y otro, de los impactos que generarán las 18 estaciones en donde se construirán polos de desarrollo.

Toledo Manzur informó que al día de hoy la Semarnat está a la mitad del camino para dar a conocer el resolutivo de la MIA, que se estima será en la primera semana de septiembre. Adelantó que el próximo 11 de agosto se cierra el plazo de la consulta pública para recibir opiniones sobre la segunda MIA presentada por Fonatur el pasado 16 de junio.

Precisó que en este momento está en preparación la consulta pública indígena específica para el tramo Palenque-Izamal, ya que el tren atravesará 167 localidades mayas. Estimó que tardará seis semanas aproximadamente.

Con respecto a la consulta que realizó el Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (Inpi), aclaró que en las 15 consultas para el Tren Maya participaron 5,266 individuos, incluido el 80% de los presidentes municipales y el 85% de las autoridades ejidales.

En cuanto a uso de suelo se ha detectado que 606 hectáreas requieren cambio, por lo que se está a la espera de que se ingrese la solicitud, cuyo proceso de revisión tardará, al menos, 35 días.

En cuanto al Tren Transístmico señaló que se trabaja en la misma secuencia del proceso del Tren Maya. Se realizaron dos reuniones públicas y se inició la consulta indígena en el Istmo del 1 al 17 de marzo. Desafortunadamente, por la pandemia, se tuvo que posponer, pero se reiniciará en cuanto las condiciones lo permitan, dijo.

Como resultado de estas consultas, explicó, se recogió información muy importante. Adelantó, asimismo, que la empresa ha aceptado todas las opiniones, por lo que serán integradas al proyecto mismo para que se realicen las modificaciones.

Toledo puso énfasis en que la Semarnat forma parte del gobierno de la Cuarta Transformación, que nada tiene que ver con los gobiernos neoliberales de los últimos 25 años anteriores. “El equipo actual de Medio Ambiente es personal altamente capacitado, con honestidad intachable y con conciencia plena de que forma parte y está contribuyendo en esta transformación”.

Finalmente, Toledo Manzur señaló que la Semarnat está comprometida con la transparencia y mantiene una conducta de escucha amplia para llevar a cabo proyectos que realmente beneficien a las comunidades.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ocho + 18 =