Ciudad de México, 10 de septiembre de 2020.- Hace unas tres décadas surgieron en México las primeras luchas por el agua, cuando este recurso se convirtió en un bien preciado, a nivel nacional, como un reflejo de la importancia del cuidado y protección del medio ambiente.

Siempre han sido, por lo general, entre grupos interestatales que buscan mantener para sí mismo todo el derecho a las aguas y evitar, a como dé lugar, que se aprovechen de ellas otras entidades federativas. Salvo muy contadas ocasiones, esas luchas han sido incruentas y en muchas otras con ciertos ribetes políticos.

Ahora, tocó a la Presa La Boquilla, ubicada en el norteño Estado de Chihuahua, limítrofe con los Estados Unidos, por lo que esta lucha adquiere, indirectamente, un carácter internacional, debido a que involucra el Acuerdo de 1944, llamada Comisión Internacional de Límites y Aguas (Cila), firmado entre México y Estados Unidos, naciones que comparten las aguas de los ríos limítrofes Colorado y Bravo o del Norte.

La Boquilla, también llamada Lago Toronto, es una presa ubicada en el cauce del Río Conchos, en el municipio de San Francisco de Conchos, Chihuahua, construida por Pablo Ginther, a inicios del año de 1910 y que concluyó en 1916. Cuenta con una central hidroeléctrica con capacidad de 25 megawatts, y tiene una capacidad de 2,903 hectómetros cúbicos.

La lucha se da entre agricultores del Distrito de Riego 005, correspondiente a esa comarca chihuahuense, y las autoridades de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), oficina rectores de este recurso a nivel nacional.

Ayer, durante un choque entre los agricultores locales que tenían tomada la presa y la Guardia Nacional (GN), se registraron dos muertes que los agricultores acreditaron a la Guardia Nacional que acudió a desalojarlos.

Toma de La Boquilla pone en riesgo la conclusión de entrega de agua para riego
La Conagua informó hoy que el gobierno federal ha asegurado en todo momento el agua para riego en Chihuahua para el ciclo agrícola 2019-2020 y ya concluyó la entrega al 100 por ciento del volumen autorizado para las presas Francisco I. Madero (Las Vírgenes) y Luis L. León (El Granero). Dijo que sólo queda pendiente por entregar el equivalente al 11 por ciento de los 962.7 millones de metros cúbicos que el Comité Nacional de Grandes Presas (Cngp) dispuso se canalizara de la presa La Boquilla al Distrito de Riego 005.

Conagua trabaja para completar el abasto autorizado, lo que en este momento no es posible asegurar, porque los manifestantes que tienen tomada la presa redujeron la extracción de 46 metros cúbicos por segundo (m3/s) a sólo 29 m3/s. Por ley, se tiene únicamente hasta el último día de septiembre para concluir dicho proceso, agregó la Conagua.

Expuso que para México es fundamental cumplir con los compromisos establecidos y continuará actuando con estricto apego a la legalidad, en beneficio los productores y comentó que la Conagua ha trabajado para asegurar la entrega de agua a los usuarios de todas las zonas bajo riego (respetando el calendario que ellos mismos fijaron), lo que ha garantizado que la sequía no afecte las cosechas de los Distritos de Riego de ese estado.

“Por tanto, son incorrectos los señalamientos en el sentido de que el pago del Tratado de Aguas de 1944 ha puesto en riesgo las cosechas del actual ciclo agrícola en Chihuahua”, precisó. Explicó que dicho acuerdo internacional establece que las entregas de agua por nuestro país se realicen en periodos de cinco años y el 24 de octubre próximo concluye el actual ciclo. No es posible postergar el cumplimiento debido a que el ciclo anterior, que concluyó en 2015, cerró con un retraso, lo cual no puede ocurrir en dos ocasiones consecutivas.

México seguirá actuando con apego a criterios técnicos y legales, con el firme compromiso de garantizar la continuidad de las actividades productivas, la protección de las personas y su patrimonio, así como la seguridad de la infraestructura hidráulica del país.

Posibles ribetes políticos
Blanca Jiménez Cisneros, directora general de la Conagua, lamentó, ayer, “los terribles sucesos” ocurridos en Chihuahua, donde hubo pérdidas de vidas humanas y reiteró que los agricultores de Chihuahua han tenido asegurada el agua de riego, a pesar de las maniobras realizadas en las presas para contribuir al pago del Tratado de Aguas de 1944.

Durante una videoconferencia, donde también participaron el subsecretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Ricardo Mejía Berdeja, y el director general para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Roberto Velasco, Jiménez Cisneros reiteró que el actual ciclo agrícola está asegurado al 100 por ciento, y que, tanto el gobierno federal como la Conagua, siempre han estado abiertos al diálogo y han promovido acuerdos con usuarios, el gobierno del Estado de Chihuahua y con legisladores.

Aunque reconoció que en algunas regiones de Chihuahua hay sequía, aseveró que esto no afecta a la agricultura, ya que con el agua almacenada en las presas se han entregado los volúmenes que el Cngp autorizó para los distritos de riego en ese estado.

Para avanzar en el cumplimiento internacional, detalló, en 2019, la Comisión Internacional de Límites y Aguas (Cila) hizo un ajuste de contabilidad que benefició a México con 53 Mm3; en marzo de 2020, se extrajeron 50 Mm3 de la presa Venustiano Carranza, en Coahuila, que abastece al Valle de Anáhuac, en Nuevo León; en mayo se aumentaron los porcentajes de entrega; en junio se inició la extracción de El Granero, lo que ha aportado 119 Mm3 adicionales, y el 3 de septiembre se realizó una transferencia de 25 Mm3 de nuestras presas internacionales.

Con estas acciones, dijo, se logró reducir en 40 por ciento el adeudo que se tenía en el cumplimiento del Tratado. Ahora, México está negociando con Estados Unidos la estrategia que se deberá realizar para cerrar este ciclo. Jiménez reiteró que la Conagua seguirá trabajando para asegurar el agua para las familias mexicanas y para los usuarios de riego.

Mejía Berdeja fue enfático al afirmar que los productores agrícolas seguirán contando con el agua, que es un derecho asegurar, pero que también hay grupos beligerantes en los que participan dos exgobernadores (que no identificó) del estado, quienes están actuando al margen de la ley, promoviendo la ocupación de instalaciones estratégicas de la Nación y afectando a los propios usuarios de la región y a la sociedad en general.

Destacó que el Estado Mexicano no permitirá la violencia y mucho menos el uso político y patrimonialista del reclamo legítimo de contar con agua para el sector agrícola. De tal forma que la Guardia Nacional permanecerá en la entidad para garantizar la seguridad y la paz de la región.

Velasco, director general para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores, explicó que México y Estados Unidos reparten las aguas de los ríos transfronterizos Bravo y Colorado, en cumplimiento de un acuerdo internacional que es benéfico para nuestro país. “No estamos entregando agua de México, porque el agua es de la nación, no la estamos entregando a Estados Unidos; estamos repartiendo el agua de dos ríos transfronterizos”, dijo. “México recibe más agua en esta repartición. Nosotros recibimos cuatro veces más agua de la que entregamos al año”, añadió.

Explicó que, en el actual ciclo, México ha tenido que cubrir un déficit que arrastraba del ciclo anterior, al mismo tiempo que el país ha recibido puntualmente el líquido por parte de Estados Unidos.

Anecdotario
Paralelo al Río Bravo, sobre territorio norteamericano, corre un canal que denominan Todo Americano. Desde hace años se ha asegurado, sin que se tengan reportes oficiales, que algunos agricultores fronterizos utilizan (o cavan) túneles pequeños para extraer agua de ese conducto estadounidense para regar algunos cultivos del lado mexicano.

A lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos existe un número indeterminado de túnelas, algunos de los cuales utilizan los narcotraficantes para transportar sus cargamentos ilícitos a la Unión Americana; otros los usan los traficantes de mercancías para huir de los registros de la Secretaría de Hacienda (Shcp) o los ocupan traficantes de indocumentados para trasladar a los migrantes hacia Estados Unidos.

Por eso, es muy común que, de vez en cuando, se informó sobre el descubrimiento de un túnel en la frontera que, casi por ser un hecho común, pasa desapercibido en las informaciones cotidianas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí