ShareAmerica

Washington, D. C., 8 de mayo de 2019.- El secretario de Estado, Mike Pompeo, compartió la visión estadounidense sobre el futuro del Ártico en la reunión ministerial del Consejo del Ártico en Rovaniemi (Finlandia), el 6 de mayo (pasado).

Pompeo hizo hincapié en la estrecha cooperación con los asociados de Estados Unidos en los desafíos emergentes en la región, incluidas las ambiciones de los países que no son del Ártico.

“La región se ha convertido en un escenario de poder y competencia. Y los ocho estados árticos deben adaptarse a este nuevo futuro”, dijo Pompeo.

El Consejo del Ártico está formado por ocho países: Estados Unidos, Canadá, Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega, Rusia y Suecia.

Pompeo indicó que todos los países, incluidos los que no son del Ártico, tienen derecho a participar en el comercio pacífico en la región. Sin embargo, dijo, “Estados Unidos cree en el libre mercado. Sabemos por experiencia que la competencia libre y justa, abierta, con el estado de derecho, produce los mejores resultados. Pero todas las partes en el mercado tienen que seguir las mismas reglas. Quienes contravengan esas normas deben perder su derecho a participar en ese mercado. El respeto y la transparencia son el precio de la admisión”.

Amenazas a la estabilidad del Ártico: China y Rusia
China tiene el estatus de “observador” en el Consejo del Ártico, pero no es un país del Ártico. No obstante, China está construyendo infraestructuras críticas desde Canadá hasta Siberia y tiene planes para reforzar su presencia militar en el Ártico.

Pompeo advirtió que el “patrón de comportamiento agresivo de China en otros lugares” debería informar la visión de las naciones del Consejo del Ártico sobre cómo China podría tratar el Ártico, incluyendo su historial de atrapar a los países con deudas y corrupción, construcción de infraestructura deficiente, militarización del mar y degradación ambiental.

“¿Deseamos que el frágil medioambiente del Ártico quede expuesto a la misma devastación ecológica causada por la flota pesquera de China en los mares frente a sus costas o por la actividad industrial no regulada en su propio país?”, planteó.

Pompeo también expresó preocupación por la reclamación de Rusia de que las aguas internacionales de la ruta marítima septentrional son suyas, exigiendo ilegalmente que otras naciones pidan permiso para pasar o si no se enfrenten a un ataque militar.

“Estas acciones de provocación son parte de un patrón de comportamiento agresivo de Rusia aquí en el Ártico”, dijo, y destacó la rápida y vasta expansión militar de Rusia en la región.

EE. UU. apoya el crecimiento económico y la investigación transparentes y sostenibles
“El liderazgo estadounidense contrasta firmemente con los modelos chino y ruso”, dijo Pompeo. Señaló que cuando Estados Unidos presidió el Consejo del Ártico, se centró en mejorar la prevención del suicidio entre los jóvenes indígenas y en financiar nuevos proyectos de saneamiento en aldeas rurales.

Estados Unidos está comprometido a mantener sus acciones ambientalmente responsables en el Ártico, dijo Pompeo, como lo hizo cuando se estableció el Acuerdo de pesca del Ártico central, “una de las primeras veces en la historia en que una región se unió para resolver de manera preventiva una amenaza a los recursos ambientales”. También destacó la reducción de las emisiones de dióxido de carbono y de carbono negro en Estados Unidos.

“Estados Unidos está logrando nuestras reducciones a la manera estadounidense”, dijo Pompeo, “a través del trabajo científico, de la tecnología, de la construcción de una infraestructura energética segura y protegida y de nuestro crecimiento económico, y haciéndolo de una manera que no reprima el desarrollo con regulaciones onerosas que sólo crean más riesgos para el medioambiente”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete + 2 =