Tamiahua, santuario del proyecto más ambicioso de reforestación de manglares en México

0
6

México se encuentra entre los cinco países del mudo con mayor extensión de manglares, distribuidos en los 17 estados costeros del país. Su cobertura representa el 5% de la cobertura total mundial.

Los manglares son un tipo de vegetación característica de las zonas costeras de los trópicos y subtrópicos de todo el mundo; en México, se encuentran presentes en ambos litorales (Atlántico y Pacífico), cubriendo, al menos, 60% de la línea costera nacional.

Se cuenta con seis especies en el país: mangle rojo (Rhizophora mangle), mangle blanco (Laguncularia racemosa), mangle negro (Avicennia germinans) y mangle botoncillo (Conocarpus erectus y Conocarpus erecutus var. sericeus).

Este ecosistema es especialmente importante ya que provee beneficios ambientales ampliamente conocidos, como el control de inundaciones, protección contra huracanes, refugio de especies comerciales pesqueras, fuente de nutrientes para ecosistemas vecinos como arrecifes de coral y captura de gases de efecto invernadero, entre muchos otros. También ofrece grandes posibilidades de aprovechamiento para las poblaciones locales como recursos maderables y, sobre todo, para las cooperativas pesqueras que aprovechan sus recursos.

En el estado de Veracruz existen, aproximadamente, 38 mil ha de manglares, de éstos, 24,072 son considerados como humedales de importancia internacional o sitios Ramsar.

Por ello, la Fundación Pedro y Elena Hernández persigue en el norte de Veracruz el objetivo de garantizar la conservación del capital natural existente en la región a través del desarrollo de modelos integrales de gestión territorial, con enfoque de cuenca.

Con tal objetivo, esta fundación con apoyo de la Comisión Nacional Forestal (Conafor) arrancó el proyecto “Restauración Comunitaria del Ecosistema de Manglar en la Cuenca Baja del Río Tancochín y Porción Norte del Corredor Costero de Tamiahua”, el cual forma parte del Programa de Compensación Ambiental por Cambio de Uso del Suelo en Terrenos Forestales (Custf) con el que se busca conservar y restaurar 1,319 ha del ecosistema de manglar en el corredor costero de Tamiahua, uno de los proyectos de reforestación más ambiciosos en todo México.

Este objetivo se está logrando a través de la rehabilitación las superficies degradadas que anteriormente tenían manglares sanos, recobrando así su conectividad hidrológica y forestal, estas acciones recuperarán servicios ambientales y contribuyen al desarrollo de las comunidades locales con una visión a largo plazo. Para lograr estos resultados se trabaja con las comunidades locales, lo que ha resultado en una mejora sustancial en la economía de las familias que apoyan el proyecto de conservación.

El programa impacta tres tipos de superficies: Las superficies con vegetación de manglar en estado natural (mejor conservadas); superficies con vegetación de manglar con diferentes niveles de degradación, y áreas que han sido transformadas totalmente en pastizales para desarrollar la actividad ganadera la cual es la principal economía de la región.

Alberto Labastida, director de Fundación Pedro y Elena Hernández, comentó que “el objetivo de este proyecto es que, a través de la restauración eco-hidrológica, sea la naturaleza y sus procesos de regeneración la que termine de recuperar el ecosistema de manglar”.

El eje central del proyecto es la reapertura de 30.38 kilómetros de canales primarios y secundarios, removiendo un volumen de 58 mil metros cúbicos, equivalente a llenar 9,600 camiones de volteo, con capacidad de 6 m³.

Estos esfuerzos ya generan una mejora en la economía local, ya que se ha generado a la fecha un total de 8,500 jornales, lo cual da lugar a una nueva economía regional de gran relevancia para el bienestar de la población.

Avances del proyecto
Actividades realizadas para control de la erosión y restitución de flujos hídricos en humedales o de preparación del terreno para la reforestación.

  • Apertura de canales primarios y secundarios: Meta 58,293 m³ / Avance 100%
  • Estabilización de taludes y sedimentos: Meta 52,863 m³ / avance 14,708 m³
  • Preparación del área a reforestar: Meta 178 ha / avance 31 ha
  • Levantamiento de microrrelieve en sitio para identificación de microcuencas: 1,319 ha / avance 100%

Actividades de protección del área donde se ejecutará el proyecto

  • Brecha cortafuego 22.28 km / 6.2 km realizados.
  • Cercado: 41.91 km / 23.47 km colocados.
  • Colocación de señalamientos 8 Piezas / Avance al 100%
  • Recorridos de vigilancia 240 recorridos / 145 realizados.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete + diez =