ShareAmerica

Los investigadores están recurriendo a Internet y a la tecnología de participación colectiva para aprender acerca del comportamiento de miles de belugas que migran todos los años a la Bahía de Hudson, en Canadá.

La investigación está asistida por una cámara submarina de internet creada por la organización Polar Bears International, con sede en Montana, y el proyecto Explore.org, de la Fundación Annenberg en California.

Las también llamadas ballenas blancas, que parecen delfines gigantes, hacen payasadas y acarician con el hocico la cámara que está sujeta a un barco. Las belugas sienten el lente con los dientes y le soplan burbujas.

Algunas veces, las belugas nadan de cabeza para tener una mejor visión de la cámara. Eso es lo que quieren Stephen Petersen, jefe de conservación e investigación del Parque Zoológico Assiniboine en Winnipeg, y su esposa, la bióloga Meg Hainstock. Únicamente cuando las ballenas se colocan de cabeza los investigadores pueden determinar el sexo, que es algo que necesitan ya que estudian la estructura social y el comportamiento de los animales.

Espectadores de cámaras de web de todo el mundo también están colaborando.

Los creadores de la cámara de internet incluyeron una función de “imagen instantánea” que les permite a los espectadores tomar imágenes fijas de lo que están viendo. Petersen y Hainstock esperan que el resultado sea un tesoro de fotografías de belugas individuales que les ayude a catalogar la población mientras intentan responder preguntas sobre el comportamiento de los animales.

Por ejemplo, ¿por qué algunas belugas de edad y sexo similares se reúnen consistentemente en determinados momentos o lugares? ¿Qué función cumplen los estuarios de la Bahía de Hudson para estos animales?

“Hasta donde sé, no existe otra investigación sobre las belugas debajo del agua a esta escala”, expresó Petersen. “Muchas de las cosas que se han hecho antes fueron realizadas por observadores que estaban por encima del agua. Eso no nos ofrece una buena idea, ya que las belugas no pasan mucho tiempo en la superficie del agua”.

Se les enseña a los espectadores a diferenciar machos de hembras y se les pide que tomen imágenes instantáneas cuando las belugas cambian de dirección y el sexo se puede ver en la cámara. Se etiquetan las fotografías de machos o hembras y se cargan en una base de datos que ayudará a identificar a las belugas individuales y sus ubicaciones.

Los operadores encendieron las cámaras el 15 de julio y ha habido un promedio de 2,500 espectadores al día, según Mike Gasbara, portavoz de Explore.org.

Comprender a las belugas es importante porque es posible que pronto su ecosistema se vea afectado por los efectos del cambio climático, explicó Gasbara. Que haya menos hielo en la región ártica puede traer amenazas a las belugas en forma de ballenas asesinas y de un mayor tráfico marítimo y contaminación, agregó.

Explore.org y Polar Bears International utilizaron tecnologías similares de participación colectiva para vigilar la migración anual de osos polares en la Bahía de Hudson. Los investigadores esperan que los años que los espectadores llevan tomando imágenes instantáneas de los osos les permitan obtener imágenes que los ayuden a evaluar su salud y tasas de reproducción.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí