Diezman cazadores furtivos a elefantes en África

0
174

Honolulú, Hawaii, /PRNewswire/.- Vulcan Inc. de Paul G. Allen ha presentado hoy los alarmantes resultados del Gran Censo de Elefantes (GEC), el primer estudio sobre elefantes de sabana que abarca todo el territorio africano. El GEC reveló hoy en el Congreso de Conservación Mundial de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (Uicn) una reducción del 30 por ciento en las poblaciones del elefante africano de sabana en 15 de los 18 países en los que se realizó el estudio.

“Esta ha sido una colaboración increíble que ha ido más allá de fronteras, culturas y jurisdicciones. Hemos completado un exitoso estudio a una escala masiva y lo que hemos descubierto es realmente perturbador”, afirmó el filántropo y fundador de Vulcan, Paul Allen. “Teniendo en cuenta lo que sabemos ahora sobre el declive radical de las poblaciones de elefantes, compartimos una responsabilidad colectiva de pasar a la acción y debemos trabajar todos para asegurar la preservación de esta especie icónica”.

Durante dos años y gracias al uso de una colección de datos estandarizados y métodos de validación, el GEC determinó de forma precisa el número y distribución de la gran mayoría de elefantes africanos de sabana y sentó las bases para futuros estudios y análisis de tendencias.

Los resultados finales muestran que:

  • Las poblaciones de elefantes de sabana se redujeron en un 30 por ciento (lo que equivale a 144,000 elefantes) entre 2007 y 2014[2].
  • La tasa de declive actual es de un 8 por ciento por año, principalmente debido a la caza furtiva. La velocidad a la que se reducen las poblaciones ha aumentado entre 2007 y 2014.
  • Se contaron 352,271 elefantes en los 18 países en los que se realizó el estudio. Esta cifra representa, al menos, un 93 por ciento de los elefantes de la sabana en tales países.
  • Un 84 por ciento de la población del estudio fue avistada en zonas legalmente protegidas, mientras que el 16 por ciento restante se encontraba en zonas no protegidas. Sin embargo, se descubrió un gran número de elefantes muertos en numerosas zonas protegidas, lo que indicaba que los elefantes se enfrentaban a dificultades tanto dentro como fuera de los parques.

“¿Si no podemos salvar al elefante africano, qué esperanza habrá de conservar el resto de la vida salvaje de África?”, puntualizó Mike Chase, principal investigador del GEC y fundador de Elefantes sin Fronteras. “Tengo la esperanza de que, con las herramientas adecuadas, investigación, esfuerzos por la conservación y la voluntad política, podamos ayudar a conservar a los elefantes en las décadas que están por llegar”.

Aparte de una importante cantidad de tiempo y esfuerzo personal, Paul Allen ha invertido más de US$7 millones en la financiación y gestión del proyecto, en creación de tecnología y ha hecho que los resultados del censo estén disponibles en línea.

“Este proyecto ha requerido un esfuerzo hercúleo por parte de muchos socios desde que comenzó en diciembre de 2013 con 81 aviones y 286 miembros de la tripulación, los cuales volaron cerca de 463,000 km para completar el estudio”, afirmó el director de Vulcan Wildlife Conservation, James Deutsch. “Queremos dar reconocimiento a la colaboración y a las contribuciones cruciales del personal del departamento de fauna en los 18 países en los que se realizó el estudio, así como a nuestra principal ONG, Elefantes sin Fronteras; a los 90 científicos involucrados; a nuestro grupo de asesoría técnica y a otras ONGs asociadas, sin las cuales este proyecto no hubiera sido posible”.

Al menos, dos tercios de las cifras sobre las poblaciones de elefantes de sabana del Continente recogidos en el Informe sobre el estado de los elefantes africanos (Aesr) de Iucn de 2016 vienen de los resultados del GEC. El informe se publicará previamente a la decimoséptima reunión de la Conferencia de las Partes de la CITES (CoP17) en Johannesburgo, Sudáfrica. Este Aesr actualizado se utilizará para dar forma a las principales decisiones de políticas sobre el futuro de los elefantes.

Con una profunda preocupación por lo que revela el GEC, Allen ha puesto la conservación de los elefantes como máxima prioridad y está trabajando con individuos, organizaciones y gobiernos de todo el mundo para garantizar que las futuras generaciones puedan ver a los elefantes con sus propios ojos, y no sólo leer sobre ellos en los libros.

Las nuevas iniciativas incluyen censos sobre elefantes de bosque en regiones en las que se cree que la caza furtiva puede haber devastado manadas y en las que resulta de vital importancia obtener datos adecuados sobre la población. Vulcan también ha desarrollado una plataforma visual de datos que proporciona inteligencia en tiempo real para áreas de gestión protegidas. El nuevo sistema se ha implementado como un programa piloto en Kenia.

Con el fin de lograr un entendimiento más amplio de la situación crítica de los elefantes africanos, Vulcan Productions de Paul Allen lanzará dos películas este año: “The Ivory Game”, un largometraje documental encubierto, que expone el tenebroso mundo del tráfico de marfil; y “Naledi: A Baby Elephant’s Tale”, la historia real de un bebé elefante nacido en un programa de rehabilitación en Botsuana y que quedó huérfano a la edad de un mes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí