En marzo de 2009, Armando Quintero, siendo secretario de Transportes y Vialidad del Gobierno del Distrito Federal, anunció reducir las rutas del Sistema de Transporte Eléctrico en la Ciudad de México; de 15 sólo quedaron 10, según porque “es costoso –este servicio- para la administración capitalina”.

Asimismo, en ese tiempo, el perredista -dirigente de la corriente Unidad y Renovación (Unyr) y actual diputado federal-, dijo que los trolebuses recibían más subsidio que el Metro, pues por cada usuario el Gobierno ponía casi 10 pesos, y que otro objetivo en la reducción de líneas es que los trolebuses dejen de ser vistos como un medio de movilidad para personas de la tercera edad o discapacitados.

Actualmente, la diputada del PRD en la Aldf, Beatriz Olivares, asegura que el Sistema de Transportes Eléctricos de la Ciudad no contamina, además que cuenta con una serie de elementos positivos para la movilidad, tales como la limpieza en su funcionamiento “y nos referimos a la limpieza en cuanto a la emisión de partículas contaminantes”, aclaró.

Por ello, demandó ampliar sus rutas en más zonas de la ciudad en donde existe menor desarrollo específicamente en la zona oriente de la ciudad de México, impactando de forma positiva principalmente a colonias de la Delegación Iztacalco.

“Este medio de transporte no contamina, fue pionero en lo referente al confinamiento de la vía para su servicio, es decir, al utilizar un carril exclusivo, le quitó espacio al automóvil. Además, es barato y rápido, por lo tanto eficiente”, expuso.

Finalmente, resaltó que todos estos elementos son los paradigmas actuales que se utilizan por los expertos para brindar un transporte público eficiente en una Ciudad con las características de la nuestra.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí