Boyan Slat y el equipo de The Ocean Cleanup presentan su nuevo invento para limpiar los ríos

0
105

Análisis escrito por Dr. Joseph Mercola.
Datos comprobados

Boyan Slat, un joven empresario holandés, y su grupo The Ocean Cleanup han inventado una ingeniosa barcaza de recolección para limpiar los desechos de plástico de nuestros océanos. Cuando su barcaza, llamada Sistema 001/B, se probó en junio del 2019 en el Gran Parche de Basura del Pacífico, la primera área plagada de plástico que Slat planeaba combatir funcionó de forma exitosa.

El parche es un vórtice de basura localizado entre la costa oeste de Norteamérica y Japón que dobla el tamaño del estado de Texas. Durante la ejecución de la prueba en el Parche de Basura, el Sistema 001/B capturó partículas visibles de desechos de plástico, algunas veces llamados macroplásticos, grandes redes fantasmas utilizadas en la pesca comercial e incluso microplásticos, a lo largo de su recorrido. Con base en los desafíos descubiertos en la ejecución de la prueba, el equipo de The Ocean Cleanup comenzó a diseñar una barcaza mejorada que se conocerá como Sistema 002.

En octubre de este año, presentaron un plan innovador y viable para acelerar la labor de limpieza de plásticos, un juego de palabras previsto. El grupo determinó que aproximadamente 80% de la contaminación por plásticos en el océano provenía de los ríos del mundo y han desarrollado un plan para tratar los 1000 ríos más contaminados con plástico por medio de un nuevo invento.

El dispositivo, llamado Interceptor, puede recolectar 50,000 kilos (110,231 libras) de basura de plástico todos los días, lo que equivale a 1 millón de botellas de sodas, según indica el video presentado, y puede recolectar hasta 100,000 kg al día, en perfectas condiciones. Ya se han desplegado dos Interceptores, uno en Yakarta, Indonesia, y otro en Klang, Malasia. Y se están construyendo otros más.

Pero ¿Qué ríos necesitan ser tratados?
«Cuando llueve, el plástico se elimina de las calles y se dirigen a los arroyos, de ahí a los ríos y finalmente al océano», señala Slat, un hecho que parece muy evidente. ¿Cómo puede determinarse qué ríos específicos son los mayores responsables y necesitan ser seleccionados? Después de todo, ¡hay alrededor de 100,000 ríos en el mundo!
The Ocean Cleanup creó un sistema de monitoreo que puede conectarse a un puente y buscar el plástico que flota. Con el uso de la inteligencia artificial, el sistema le ha permitido al equipo de The Ocean Cleanup cuantificar automáticamente la cantidad de plástico que fluía de un río. Con base en esta información, pudieron crear un modelo de mapa global interactivo, el primero de su tipo, que clasifica los ríos en función de la cantidad de contaminación por plásticos que contienen.

Pronto se descubrió que una pequeña fracción, tan solo el 1%, causaba la mayor parte de la contaminación, expresó Slat, durante la presentación del Interceptor. Si 100,000 ríos contribuyeran a la contaminación por plásticos, la tarea de limpieza podría ser abrumadora. Pero, dado que un número relativamente pequeño de ríos es responsable de la mayor parte de esta contaminación, esos 1000 ríos contaminantes con plásticos podrían ser tratados con el nuevo dispositivo.

Otros países aceptan e Interruptor
Es obvio que un plan ambicioso para atacar los desechos de plástico en los ríos a escala internacional necesita la aceptación de los líderes mundiales, así como fondos, y The Ocean Cleanup se ha encargado de asegurar ambos. En los próximos cinco años, el equipo planea instalar Interceptores en los 1000 ríos más contaminados, a través de colaborar con líderes gubernamentales y corporaciones privadas. Quienes estamos preocupados por la contaminación por plásticos sabemos que el tiempo es oro.

Además de los Interceptores ya localizados en Malasia e Indonesia, se planea situar otros en el Delta del Mekong, en Vietnam, y Santo Domingo, en la República Dominicana. Asimismo, Tailandia acordó ubicar un Interceptor cerca de Bangkok.

The Ocean Cleanup no ha descuidado a los Estados Unidos, que es uno de los principales productores y trituradores de plástico en el mundo. Por lo que, actualmente está en pláticas con funcionarios del condado de Los Ángeles. Aunque el costo de un Interceptor ronda alrededor de los 777,000 dólares, The Ocean Cleanup prevé que podría disminuir a medida que aumente la producción.

El desafío de disminuir los desechos de plástico
La limpieza de los ríos es crucial para resolver el problema del plástico en el océano porque ya no es suficiente con eliminar el plástico existente en los océanos, indica Slat. «Para deshacerse verdaderamente del plástico, tenemos que implementar dos medidas. En primer lugar, necesitamos limpiar la contaminación heredada, el material que se ha acumulado durante décadas y que no desaparecerá por sí solo. En segundo lugar, también necesitamos dejar de contaminar con plásticos, lo que significa que primero debemos evitar que llegue más plástico a los océanos. Los ríos son las arterias que transportan la basura desde la tierra hasta el mar».

The Ocean Cleanup no quiere ser «el recolector de basura de los océanos», indica Slat, aunque sería un «modelo de negocio bastante sostenible». Por el contrario, el objetivo de The Ocean Cleanup «es acabar con este negocio». Aun así, a juzgar por los datos actuales de contaminación, pasará mucho tiempo antes de que The Ocean Cleanup se quede sin basura de plástico que recolectar.

Según la Agencia de Protección Ambiental, solo el 9.1% del material plástico generado en el flujo de residuos sólidos municipales de los Estados Unidos se recicló en 2015, y solo fue alrededor del 30% de las botellas y frascos de plástico. Es por eso que la campaña de The Ocean Cleanup es tan urgente e importante.

¿Cómo funciona el Interceptor?
El sistema Interceptor es anclado al lecho del río y utiliza el flujo natural para recolectar los desechos de plástico conforme flotan. Su barrera guía al plástico hacia el interior de la boca del Interceptor y una cinta transportadora saca el plástico del agua. (Slat utiliza decenas de pequeños patitos amarillos de goma en el video para demostrar la efectividad del sistema). Para evitar obstrucciones, se ha creado una correa permeable, y detrás hay un canal de flujo que crea un efecto de succión.

Después de que el plástico se haya canalizado hacia la Interceptor, el transportador coloca el plástico en el «transbordador», una canasta con ruedas, que distribuye el plástico en seis contenedores de basura, que detecta cuáles están llenos o vacíos. Cada contenedor puede contener 50 metros cúbicos (1,765 pies cúbicos) de basura. Cuando los contenedores de basura están llenos, el Interceptor envía señales a través de su computadora conectada a Internet a los operadores locales para enviar un bote y remolcar la barcaza completa para que el plástico pueda ser vaciado y reciclado. Si bien, la barcaza se retira del río para vaciarla, el transbordador aún puede recoger plástico, indica Slat.

Características ambientales del Interceptor
Si observa las características del Interceptor, queda claro que el equipo de The Ocean Cleanup ha pensado en todos los problemas potenciales que podrían surgir en dicho sistema, incluyendo su costo ambiental. Por ejemplo, a pesar de que la barrera flotante del Interceptor dirige la basura al sistema, por lo general solo abarca una parte del río, por lo que no interfiere con el movimiento de la vida silvestre y el paso seguro de las embarcaciones.

El Interceptor tiene la capacidad de hacerlo porque The Ocean Cleanup descubrió, por medio de sensores, que en muchos de los ríos hay ciertos puntos donde «todo el plástico fluye a través de esta banda muy estrecha», indica Slat. Esto elimina la necesidad de que el Interceptor abarque todo el ancho del río. Luego, este dispositivo funciona con paneles solares y baterías de iones de litio incorporadas que le permiten funcionar día y noche sin operador humano y sin ruido ni gases de escape.

Finalmente, la punta del Interceptor fue diseñada para desviar objetos grandes, como árboles, que podrían ingresar a la unidad y dañar la maquinaria. Y ya que el Interceptor está diseñado como un velero catamarán, tiene un centro de gravedad bajo y es muy poco probable que se vuelque. Así que, «se mantendrá erguido, pase lo que pase», señala Slat.

¿El Interceptor es asequible?
La métrica clave para determinar si un método para limpiar el plástico es práctico es el costo por kilogramo de plástico recolectado, indica Slat. Debido a la efectividad del Interceptor y al hecho de que es un «producto producido en serie», ofrece el costo más bajo para dicha extracción. Pero, hay otro indicador a través de la cual se deben analizar los costos del Interceptor, señala Slat, y ese es el costo en el turismo y la pesca en los países costeros al no tomar ninguna acción contra los desechos de plástico.

Los países «pierden dinero todos los días» a medida que evitan invertir en la extracción de plásticos, señala. Las dramáticas fotos de antes y después de los ríos limpios y contaminados con plásticos durante su presentación subrayan la urgencia de abordar los desechos de plástico, así como la viabilidad de desplegar el Interceptor.

La contaminación por plásticos tiene un alto costo en la vida marina, que a menudo confunde las partículas de plástico con alimento. Los productos químicos utilizados para fabricar plásticos alteran las hormonas, el desarrollo embrionario y la expresión génica, y se han relacionado con la obesidad, enfermedades cardíacas y cáncer en los seres humanos. Se estima que, ahora los humanos comen, ingieren o respiran alrededor de 2,000 partículas de microplásticos por semana, lo que equivale al peso de una tarjeta de crédito.

Pero ¿Qué debemos hacer para resolver la contaminación por plásticos?
Si bien, la tecnología como el Interceptor es un avance alentador, todos tenemos la responsabilidad y compartimos la carga de solucionar la contaminación por plásticos. Enseguida hay una lista con ejemplos de estrategias que pueden ser útiles:

• No utilice bolsas de plástico, mejor use bolsas reutilizables
• Asegúrese de que los artículos que recicla sean reciclables (consulte esta lista)
• Utilice bolsas reutilizables cuando compre en el supermercado
• Lleve su propio recipiente para las sobras de los restaurantes
• Lleve consigo su propia taza para tomar café y botellas de agua hechas de vidrio que pueda llenar desde su casa, en lugar de comprar agua embotellada
• Pida que no envuelvan en plástico su periódico y ropa lavada en seco
• Almacene los alimentos en recipientes de vidrio o frascos de cristal en lugar de recipientes de plástico y bolsas de plástico para congelar
• Evite los utensilios y popotes desechables, asimismo, en la medida de lo posible, compre sus alimentos a mayoreo
• Opte por rastrillos para afeitar que no sean desechables, productos lavables para la higiene femenina, pañales de tela, pañuelos en lugar de servilletas de papel, trapos en lugar de toallas de papel y juguetes para bebés hechos de madera en vez de plástico
• Evite los alimentos procesados (que se almacenan en bolsas de plástico con productos químicos). En cambio, compre productos frescos, y absténgase de utilizar las bolsas de plástico.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 + 1 =