Apuesta Sinaloa por revivir el apomo

1
3644

Campesinos y ganaderos de Sinaloa están comprometidos en revivir el apomo en la región, al donar terrenos para la siembra del árbol Brosimum alicastrum, el cual tiene múltiples beneficios, dijo el especialista en nutrición animal, Óscar Lozano Ascencio, durante la conferencia “Las delicias de la apoma”.

La apoma es la nuez que proviene del árbol apomo, nombre con el que se le conoce en Sinaloa, sin embargo, tiene otros nombres, según es la región del país, entre ellos ramón, capomo, ojite, ojoche, nazareno, oxitle, samaritano, huje y taján.

El apomo ofrece múltiples beneficios, entre ellos, ser un sumidero de carbono con gran capacidad para absorber contaminantes de la atmósfera; capacidad para producir a partir de él biocombustibles para la generación de energía; sus hojas y corteza se utilizan en algunas zonas del país como tónicos medicinales para tratar enfermedades como asma, diabetes, tuberculosis y bronquitis; de su semilla se produce una harina sin gluten con alto valor proteínico; sus semillas doradas o tostadas tienen un sabor parecido al de las castañas, y es un forraje natural que se emplea como base alimenticia para algunas faunas originarias y criollas mexicanas.

El apomo llega a medir hasta 45 metros de altura y cuenta con un diámetro de 1.5 metros, se reproduce en zonas de naturaleza caliza, llanos fértiles, laderas o terrenos inclinados con temperaturas medias.

Durante la conferencia que se realizó el pasado 1 de abril en el Auditorio Deutsche Bank, del Jardín Botánico de Culiacán, Lozano destacó la participación altruista de campesinos y ganaderos que donaron sus tierras para contribuir en el proyecto: “Establecimiento, mantenimiento y seguimiento del apomo como especie regional con valor cultural y alimenticio”.

Reconoció que este sector de la población ya tomó conciencia ecológica al contribuir al mejoramiento del medio ambiente en el planeta.

Mediante el proyecto, financiado por el Fomento Ecológico Banamex, se han sembrado hasta el momento más de 14 mil árboles en 24 hectáreas de terreno, donadas por 12 familias sinaloenses de las regiones de Imala, Portezuelo, Higuerita de Amatán, el Melado y Arrollo Grande.

De los árboles sembrados durante el 2015, sobrevivió casi el 80 por ciento, lo que indica que el apomo es una especie que puede adaptarse y generar un cambio en el sector forestal mexicano. Aunque el verdadero problema de supervivencia de este árbol se encuentra en el cercado de los terrenos, porque es una especie sumamente deseada por el ganado, advirtió Lozano Ascencio, al final de su conferencia.

La paz viene con la reforestación

Fábricas del Agua Centro Sinaloa, IAP (Faces) es el organismo encargado de implementar el proyecto, es decir, la siembra de los árboles, la logística y el seguimiento. Su interés es mejorar la calidad del medio ambiente en nuestro país, lo que es urgente debido al calentamiento global que enfrenta el planeta, comentó el presidente de Faces, Óscar Molina Favela.

Planteó que la paz se obtiene a través de la reforestación, porque el campo es el que alimenta a la población y también el que da equilibrio al mundo.

Faces nació debido a que los ecosistemas de las cuencas hidrológicas de México presentan graves niveles de deterioro. La sobreexplotación de los recursos naturales y la carencia de políticas públicas para el ordenamiento territorial y la restauración ambiental están ocasionando una emergencia ambiental e hidrológica en diversas regiones del país, a lo que se suma el impacto de diversos fenómenos como el cambio climático, enfatizó Molina Favela.

El principal promotor del proyecto del apomo son Alfonso Larqué Saavedra y Adriana Guerra, secretaria técnica del Foro Consultivo Científico y Tecnológico (Fccyt).

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí