De la Ciudad

0
238
  • Seduvi y delegados ¿cómplices de inmobiliarias?
  • Asambleístas y constituyentes la acusan de corrupta
  • No se consulta a la ciudadanía
  • Desarrolladoras voraces, ¿entre ellas, Gap Metropolitana?

Vecinos de la mayoría de las delegaciones de esta gran urbe no se explican cómo la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) de la Ciudad de México, a cargo de Felipe de Jesús Gutiérrez, cambió las reglas para la Norma 26, a pesar de que el jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, había suspendido temporalmente desde el pasado 19 de agosto la recepción y gestión de solicitudes relativas a cualquier acto administrativo que implicara la aplicación de esta regla de Ordenación.

También se aprobó en la Asamblea Legislativa (Aldf) -agosto de 2016- un punto de acuerdo en el que se exhorta a Mancera a cerrar la ventanilla única de la Seduvi y así suspender todos los trámites.

¿Qué pasó?
En la Gaceta Oficial se publicó el aviso, firmado por Felipe de Jesús Gutiérrez, que prorrogó la suspensión de dicha Norma (hasta el 30 de septiembre de este año) y se especificó que la nueva suspensión temporal no aplica para los proyectos de promoción o programas que busquen la construcción de vivienda de interés social y popular por parte del Instituto de Vivienda (Invi) y organismos públicos.

Sin embargo, poderosas inmobiliarias que han hecho lo que han querido contra esta ciudad capital, han tenido autorizaciones de licencias de construcción sin recatos.

Según la Norma 26, busca incentivar la construcción de vivienda sustentable, de interés social y popular, pero fue usada por desarrolladores para engañar a la autoridad reportando que construían casas a bajo costo para obtener beneficios fiscales, pero en realidad – en su mayoría- levantaron condominios caros y de lujo.

Esta controvertida Norma, como está, no beneficia en nada la construcción de viviendas de interés social y, en cambio, da “manga ancha” a desarrolladores para construir al amparo de la Seduvi y delegaciones.

Claros ejemplos, en Iztapalapa e Iztacalco, donde poderosas desarrolladoras como Gap Metropolitana, Quiero Casa y Grupo Urbania, entre otras, han convencido –no se sabe cómo- a las autoridades correspondientes para obtener licencias de construcción para más conjuntos habitacionales, inclusive, se dice, fuera de las normas establecidas y en funciones.

¿Permisos de construcción falsos?
Por ejemplo, el legislador ambientalista Fernando Zárate Salgado advirtió que en la Ciudad de México han sido recurrentes los casos de falsificación de permisos de construcción y abusos de inmobiliarias, al amparo de supuestos documentos oficiales y permisos dudosamente conferidos por las autoridades del Gobierno de la Ciudad de México (Cdmx), en específico, la Seduvi.

Aseguró que urge la conservación de áreas naturales para la sustentabilidad de esta gran urbe, debido a que también son frecuentes los casos de ecocidio y afectación a zonas de recarga de acuíferos, al permitir desarrollos inmobiliarios, muchos de ellos ilegales, insistió.

El presidente de la Comisión de Desarrollo Metropolitano de la Aldf dijo que en distintas zonas de la ciudad se llevan a cabo violaciones flagrantes al uso de suelo y al reglamento de construcción, partiendo de la falsificación de documentos.

“La flora y fauna se están agotando y la sustentabilidad de la Ciudad de México, por miopía de las autoridades, se está poniendo en grave riesgo. Es un tema de servicios públicos, es un tema de valor ambiental, pero, sobre todo, es un tema de vida de los ciudadanos y de la viabilidad de la ciudad”, advirtió el diputado.

¿Corrupción en Seduvi?
También, el PAN en el Constituyente y en la Aldf han denunciado corrupción en Seduvi y voracidad de inmobiliarias. En el primer caso, el legislador Federico Döring insiste en desaparecer esta oficina de Felipe de Jesús Gutiérrez. Asegura: “No hay otro ente público que tenga más quejas de corrupción y tráfico de influencias que la Seduvi”. ¿Le sabrá algo a Gutiérrez?

En tanto, el asambleísta José Manuel Delgadillo solicito a Mancera, el 17 de agosto pasado, vía Aldf, suspender todos los trámites en la Seduvi y lo acusó de ser omiso en dar a la Aldf la propuesta para que se discuta el nuevo Plan de Desarrollo Urbano para la ciudad; por lo que esta omisión se aprovecha para fines económicos, no en beneficio de los ciudadanos, sino de funcionarios corruptos de la Seduvi y de desarrolladores voraces.
Aseguró Delgadillo Moreno que se aprobó un punto de acuerdo en el que exhorta a Mancera a cerrar la ventanilla única de la Seduvi para suspender todos los trámites.

Acusó que se han dado muchas construcciones que supuestamente siendo legales, porque pueden estar basándose en alguna norma, resultan por demás inmorales, violentan el bienestar y estructura histórica de muchas colonias y barrios.

Puntualizó que el crecimiento urbano debe darse tomando en cuenta la ciudad que queremos para los próximos años y no en argucias legales que pueden estar dentro de la ley, pero no son morales.

Además, recalcó que debe prevalecer la consulta ciudadana cuando existan modificaciones al entorno urbano, para que así las decisiones no sean unilaterales ni tomadas por funcionarios que no conocen la dinámica de las colonias.

Lamentó que aún con mensajes claros al titular de la Seduvi, éste ha hecho oídos sordos ante las solicitudes de la Aldf.

Mientras tanto, ante esta maraña, las constructoras, como Gap Metropolitana –que no caería mal investigarla-, han aprovechado la “confusión legal” para obtener licencias de construcción en Iztacalco y, en especial, en la colonia Agrícola Pantitlán.

En este lugar, al parecer, obtuvieron licencias en fast trasck para demoler, primero, y ahora construir un complejo habitacional en Calle 7 No. 250, sin consultar a los vecinos, pues esta zona está saturada de estas construcciones –y de moteles- que han ocasionado ya el caos en suministro de agua y en movilidad y ha incrementado la inseguridad.

Dicen vecinos que ya solicitaron la ayuda de la Aldf. Ahora, esperan confiados en que algo se hará, pues en esta colonia ya hay más de 100 conjuntos habitacionales –más los que se acumulan-, sin que nadie los pare. Esto, a pesar de que el delegado en Iztacalco, Carlos Estrada, y la diputada del PRD, Elizabeth Mateos, les prometieron, en varios foros, que ya no habría más construcciones de viviendas de este tipo en la demarcación. Por cierto, el Invi, también contribuye en este “crimen urbano”.

Ojalá, Seduvi y delegado en Iztacalco informen si es legal esta construcción en Calle 7 No. 250. Se les agradecerá.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí