Cordonazo de San Francisco

0
441

En la tradición oral de algunos países latinoamericanos existe una versión sobre el final de la temporada pluvial, llamada “Cordonazo de San Francisco”, en honor al santo de Asís, Italia, fundador de la Orden de los Franciscanos y de las Religiosas Clarisas.

La temporada pluvial anual en México inicia el 15 de mayo, pero se normaliza el 24 de junio, día de San Juan Bautista, cercano al solsticio de Verano y que constituye el día más largo del año, fecha en que, por lo general, se registra una fuerte tormenta, y finaliza, formalmente, el día de Francisco de Asís, 4 de octubre, aunque persistan algunos fenómenos meteorológicos dispersos, todavía, que se prolongan hasta principios de noviembre. Poco antes de ese día se da el Cordonazo de San Francisco que siempre viene acompañado por lluvias extraordinarias que ocasionan diversos problemas en la población donde se presenta.

Desde el punto de vista meteorológico el cordonazo de San Francisco es un fenómeno atmosférico, consistente en una fuerte lluvia con actividad tormentosa (truenos y relámpagos). La explicación científica es que en los días alrededor del 4 de octubre, hay una mayor incidencia de rayos solares sobre la superficie terrestre que originan nubes de desarrollo vertical, que son las que dan paso a esas lluvias.

La versión popular, de tipo mítica, aunque también los mitos son historia, según la teoría de Oswald Splengler, expuesta en “La decadencia de occidente”, la leyenda indica que “San Francisco se quita el cordón, lo llena de truenos y relámpagos y castiga con ellos a los habitantes del planeta que se portan mal”.

Otros dicen que el Santo quiere jugar con las nubes y para que no lo mojen, les pega con el cordón para así quitarles toda el agua que tenían. También se dice que San Francisco es el que administra el agua que ha de caer sobre el planeta y el 4 de octubre, cansado de estar mojado, se quita el cordón y sacude su sotana hasta que cae la ultima gota sobre la tierra y ese año ya no lloverá mas.

Esos son los mitos. La realidad es que este año, el cordonazo se presentó en la ciudad de Durango, capital del estado del mismo nombre, ubicado en la franja norte del territorio nacional, cercano a la Sierra Madre Occidental y del Golfo de California.

Tres días antes, el meteorólogo Alberto Hernández había pronosticado la inminente llegada de la llamada “Tormenta perfecta”, conjunto de fenómenos meteorológicos que se unen y generan sistemas pluviales graves.

En este caso, se conjugaron una tormenta tropical en el Pacífico norte, otra, en el Atlántico y el segundo frente frío con lluvias proveniente del sur de Estados Unidos.

Esta conjunción de fenómenos provocó una lluvia torrencial que reventó la presa El Hielo en las cercanías de la Ciudad de Durango, conocida también como la Perla del Guadiana, por ubicarse en el Valle del mismo nombre.

Según los reportes informativos, la tromba duró ocho horas, llovió 20 por ciento de lo que normalmente lo hace durante todo el año, causó serias inundaciones que registraron hasta 110 milímetros de agua, provocó la muerte de cinco personas e incontables destrozos y daños materiales a la ciudad, por lo que el gobierno federal puso en operación el Plan DN-III.

Muchas veces ese tipo de acontecimientos se acompañan de otros de diversa índole, tal el caso ahora de la renovada actividad en el Volcán de Colima, ubicado en el centro occidente del país, que obligó al desalojos de dos poblaciones cercanas a su cráter.

Protección Civil, organismo de la Secretaría de Gobernación (Segob), informó que ante el incremento de la actividad en el volcán de Colima, el gobierno estatal ha desalojado hasta el momento a 80 habitantes de las comunidades La Yerbabuena y 230 de La Becerrera.

En su cuenta de Twitter @gobiernocolima precisó: “80 habitantes de La Yerbabuena y 230 de La Becerrera, fueron evacuados ante incremento de actividad en el Volcán de Colima #PrevenirEsVivir”.

El coordinador nacional de Protección Civil, Luis Felipe Puente, llamó a la población que vive en las comunidades aledañas a evitar acercarse al coloso, por el peligro que implica. Dijo que “debido al incremento de actividad del #VolcándeColima, evite acercarse a la zona, por su seguridad. O no se arriesgue!”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí