Trabajo en equipo y tecnología ayudan a frenar la pesca ilegal

0
21

ShareAmerica

¿Sabe usted si el pescado que tiene delante en el plato procede de la pesca ilegal? La pesca ilegal les cuesta miles de millones de dólares a las economías locales, además de destruir los ecosistemas. Estados Unidos es parte de varias asociaciones para frenar la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada.

El 16 de junio un avión de la Guardia Costera de Estados Unidos, con apoyo de asociados de Canadá, China, Japón, Rusia y Corea del Sur detectó un navío con pabellón chino que parecía estar haciendo capturas deslizando redes, una técnica ilegal de pesca, con redes dispersas a lo ancho de kilómetros, que captura indiscriminadamente peces y otra vida marina a su alcance.

Pero a 750 millas náuticas de Hokkaido, Japón, el patrullero Alex Haley, de la Guardia Costera de Estados Unidos estaba en escena. Un grupo multinacional de Estados Unidos y China que investigó al barco pesquero chino Run Da confirmó que la nave utilizaba una red de dispersión prohibida, abordó la nave y la entregó al Servicio de la Guardia Costera de China para su procesamiento.

Cada año millones de toneladas de tiburones, delfines, ballenas y tortugas, y otras especies vulnerables, son capturadas en redes dispersas donde mueren. Para evitar esto, las Naciones Unidas emitieron hace más de dos décadas una moratoria para el uso de las redes de dispersión.

Además de las asociaciones para hacer cumplir las leyes en alta mar muchos países participan en los programas de “navegantes a bordo”, en los cuales sus propios agentes encargados de aplicar la ley pueden navegar en naves de Estados Unidos y procesar actividades ilegales en la zona económica exclusiva de sus países.

Frenar la pesca ilegal es vital. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) calcula que un tercio de las pesquerías mundiales están gravemente pescadas en exceso, lo que coloca en situación de riesgo a especies enteras de peces. Los peces conforman una enorme porción de la dieta de la humanidad y directa o indirectamente permiten el mantenimiento de hasta el 12 por ciento de las familias del mundo.

Nuevas herramientas
Estados Unidos y sus asociados internacionales tienen la tecnología y están creando nuevas herramientas para garantizar que la pesca global sea legal y sostenible. Los datos transmitidos por satélite pueden usarse para ubicar prácticas ilegales de pesca.

Los nuevos sistemas de rastreo permiten contar con herramientas para ubicar la ruta completa de los alimentos marinos, desde el pescador hasta el plato de comida. Esto les garantiza a los compradores internacionales que el pescado haya sido legalmente capturado, lo que puede permitir oportunidades económicas.

La Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) se está asociando con organizaciones pesqueras plurinacionales para elaborar esos sistemas para el sudeste asiático.

Por medio de “Océanos Usaid”, una colaboración entre USAID y el Centro de Desarrollo de Pesquerías del Sudeste Asiático, Estados Unidos está trabajando con los pescadores para ayudar a elaborar tecnología que funcione en el Pacífico. En las Filipinas los nuevos barcos transpondedores de Usaid, rastreadores de la pesca, se conectan a una aplicación informática que les permite a los pescadores introducir sus datos en el mar y comunicarse con sus familiares en la costa.

Arcelio Fetizanan Jr., cuya compañía se asoció con Usaid para fabricar los transpondedores dijo que por muchos años este sistema de rastreo benefició principalmente a los gobiernos y organizaciones no gubernamentales “con mucho menos beneficios directos y tangibles para los propios pescadores”. Ahora, dijo, la tecnología del transpondedor apoya a los pescadores, a sus pesquerías y a sus familias.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9 + cuatro =