El tejido fino del campo

0
193

El procurador agrario, Cruz López Aguilar, tras tomar la protesta —como testigo de honor— a los nuevos integrantes, titulares y suplentes, de los Órganos de Representación y de Vigilancia de la Comunidad Indígena de San Miguel de Aquila, Municipio de Aquila, Michoacán, subrayó que con esta acción se inicia una nueva etapa de armonía y prosperidad para la comunidad indígena, luego de 30 años de conflicto.

Destacó: “La justicia agraria cotidiana es nuestra convicción y nuestro deber, como también lo es privilegiar el diálogo y conciliación en el campo mexicano”. Hoy, gracias a las acciones del Gobierno Federal, de la Sedatu, la Procuraduría Agraria, el Gobierno del Estado de Michoacán y la Presidencia Municipal de Aquila, destacó que “fue posible superar las desavenencias existentes y, finalmente, lograr acuerdos de unidad con lo que se restablece el tejido social en la comunidad”.

Recordó que desde prácticamente el inicio de su gestión al frente de esta institución, “nos avocamos a su atención permanente, celebrando diversas reuniones en las que se privilegió el diálogo y la conciliación como vías preferentes para dirimir las diferencias prevalecientes entre los diversos grupos”.

En la elección, celebrada en el salón comunal del núcleo agrario, se presentó una sola planilla de unidad. Fueron electos, en asamblea general, quienes fungirán como presidente del Comisariado de Bienes Comunales: José Cortes Ramos; secretario, Jorge Armando Arteaga Ramos y tesorero, Juan Mendoza Ramírez.

Asimismo, los comuneros, hombres y mujeres con derechos reconocidos que sufragaron en este proceso, eligieron a quienes integrarán, a partir de esta fecha y durante el próximo trienio, el Consejo de Vigilancia. Presidente, Reyes Guisar Mendoza; primer secretario, Cornelio Villanueva y segundo secretario, Jesús Joel González Marmolejo.

López Aguilar resaltó: “Actuar unidos es imperativo para cumplir con el compromiso de hacer del campo una historia de éxito, en orden, productivo y en armonía; esfuerzo solidario al que se ha sumado la Coordinación Sectorial de la Sedatu”.

La Comunidad Indígena de San Miguel de Aquila mantuvo un conflicto, por espacio de 30 años, derivado del pago de regalías por la explotación de hierro en la mina que se encuentra en terrenos del núcleo, lo cual generó que cuatro distintos grupos disputaran la titularidad de la representación comunal y, con ello, evitarán la renovación de sus autoridades como lo mandata la Ley Agraria.

Como resultado de lo anterior, indicó López Aguilar, el 23 de mayo pasado se logró el acuerdo entre los grupos de comuneros para resolver el conflicto interno, lo que permitió difundir el 7 del mes en curso la convocatoria emitida por la Delegación de la Procuraduría Agraria en Michoacán y este día, realizar el proceso electivo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí