Ciudad de México, 10 de noviembre de 2020.- El secretario de Agricultura y Desarrollo Rural (Agricultura), Víctor Villalobos Arámbula, afirmó que la seguridad alimentaria y nutricional en el país se alcanzará con el fortalecimiento de las redes de producción social, mayores acciones de sustentabilidad en los sistemas alimentarios y la instrumentación de políticas de inclusión productiva en el sector agropecuario y pesquero.

“El desarrollo de estas medidas logrará evitar dejar atrás a nadie, reducir la brecha de la desigualdad y fortalecer los lazos de cohesión social, cuestiones prioritarias para que la paz y la concordia sean distintivos de la convivencia entre los mexicanos”, aseguró, al participar en el Consejo Nacional de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, evento virtual que contó con la intervención de 17 dependencias federales y organismos nacionales e internacionales.

Precisó que poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria, contribuir a mejorar la nutrición y promover la agricultura responsable, representan el objetivo dos de la Agenda de Desarrollo Sostenible “y es prioridad lograr este propósito, para lo cual se requiere de acciones puntuales, precisas y viables en las que confluyen el gobierno y la sociedad”.

Villalobos Arámbula señaló que el fomento y apoyo al campo resulta esencial para que la seguridad alimentaria sea realidad y se garantice el derecho humano a la alimentación; por ello, agregó, alcanzar este fin requiere que las actividades productivas agrícolas se constituyan en puntal de crecimiento con equidad.

Apuntó que la política para el campo en esta administración está orientada al fortalecimiento de los territorios rurales, con el objetivo de transformarlo en un espacio de vida digna y reconocer el potencial productivo de los pequeños productores, quienes son efectivos promotores y detonadores del desarrollo rural.

La superación del hambre y la nutrición nos obliga a producir los alimentos que nuestra sociedad está demandando, mediante el aumento de la productividad agrícola, principalmente en las pequeñas unidades de producción que también contribuyen a la seguridad alimentaria con soberanía, recalcó.

Los programas de apoyo social con enfoque de género son instrumentos de desarrollo, no sólo asistenciales, y se basan en el reconocimiento de que los proyectos productivos –atendidos por mujeres— también tienen efectos directos en la seguridad alimentaria y en la nutrición, aseveró el secretario.

En este escenario, la producción de alimentos debe de estar basada en criterios sustentables y en la preservación de los suelos y el agua, por lo que el mantenimiento de los recursos naturales y el uso de técnicas que no degraden el ambiente y preserven la biodiversidad son imprescindibles, expuso.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

7 + 9 =