Ciudad de México, 19 de mayo de 2020.- El subdirector general de la FAO y representante regional para América Latina y el Caribe, Julio Berdagué, reconoció que la presente pandemia que afecta al mundo ha provocado aumento en los precios de los alimentos en la región, a los que calificó de “injustificados”.

Durante la videoconferencia, efectuada hoy para analizar la situación prevaleciente en la comarca latinoamericana y caribeña, sobre la materia agropecuaria, en esta situación del Covid-19, alertó sobre afectaciones por cierres de fronteras, lo que, dijo, afecta el abastecimiento de alimentos. Son asuntos a abordar para reducir los riegos de mayor recesión en la región, estableció.

El aumento en los precios de los alimentos que incluyen las materias primas, en México, vienen registrando considerables aumentos, cada semana, pese a las políticas de apoyos a la población que han expuesto las autoridades respectivas.

Berdegué precisó, a ese respecto, que se apoyará la agenda de trabajo establecida por el grupo, con el objetivo central de disminuir los riesgos de que una crisis sanitaria se pudiera convertir en una alimentaria.

En la videoconferencia, el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural (Agricultura), Víctor Villalobos Arámbula, ministros del ramo de América Latina y el Caribe, y representantes de organismos internacionales analizaron mecanismos de cooperación, frente a la pandemia Covid-19, enfocados en optimizar el comercio de productos agropecuarios y los controles sanitarios, en respuesta a la oferta y demanda regional.

Villalobos subrayó el compromiso de desarrollar acciones en conjunto para garantizar la seguridad alimentaria, a través del fortalecimiento de las medidas fito y zoosanitarias en los procesos de producción e intercambio comercial, durante las etapas de la pandemia y postpandemia.

Señaló que en este proceso se optimizan los canales de comunicación e información en las regiones de América Latina y el Caribe para el monitoreo del comercio y demanda de productos agroalimentarios, con el apoyo de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (Iica).

Indicó que con base en esta agenda de trabajo, convenida desde el primer encuentro interministerial, se establecerán acuerdos que serán presentados en la próxima reunión ministerial de Agricultura en América, entre los que destacan el monitoreo y la oferta de productos agropecuarios para su comercialización en la región, mediante procesos transparentes que anulen la especulación y distorsión en los mercados.

Se pronunció por estimular el mercado interregional y local, con la oferta y demanda de mercancías a través de una aplicación digital que elabora el Iica, y atender de forma focalizada problemáticas relacionadas con cruce de fronteras y la logística asociada.

El director general de Iica, Manuel Otero, destacó la relación entre los organismos internacionales y los ministerios de Agricultura, así como el diálogo constructivo con la sociedad rural, lo que hace posible instrumentar una aplicación digital para medir los excedentes de alimentos en la región y un manual de buenas prácticas en su producción.

Los ministros de Agricultura de Chile, José Antonio Walker; de Honduras, Mauricio Guevara; de Ecuador, Xavier Lazo, y de San Vicente y las Granadinas, Saboto Caesar, destacaron el espíritu de cooperación de las naciones para enfrentar esta pandemia y el intercambio de información de las existencias de alimentos para ayudar a la seguridad alimentaria.

Coincidieron en que el campo no puede parar en su misión de abastecer alimentos, con el fortalecimiento de las cadenas y el proceso de comercialización, así como del intercambio de experiencias ante los efectos del Covid-19, tal es el caso de la disposición de una canasta familiar, la vinculación productor-industria y la operación de una plataforma de mercado de productos agroalimentarios.

La clave, asentaron, es alcanzar mejores sistemas de producción y comercialización, esquemas diferenciados en los financiamientos para el sector —más ágiles y flexibles—, e impulso de una agricultura protegida y modelos de riego y producción pesquera y acuícola con mayores protocolos de bioseguridad.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × dos =