Papel protagónico de la mujer indígena en la lucha contra el hambre y desnutrición en América Latina y el Caribe

0
36

En el vestíbulo del salón José María Morelos, de la Cancillería mexicana, se montó una pequeña exhibición de productos indígenas. Básicamente son prendas y algunos accesorios femeninos que muestran las habilidades de quienes realizan este tipo de labores artesanales. Todas elaboradas a mano y con la más estricta calidad y empeño.

Me llamaron la atención algunas blusas bordadas y deshiladas peruanas. Pregunté por sus técnicas de elaboración. “Las señoras están adentro; nosotros no le podemos informar”, me contestaron dos jóvenes que atendían el estand. Seguí viendo otros más: Guatemala, Paraguay, Colombia, Brasil y, por supuesto, México.

En todos ellos la tónica era la misma: Destreza y habilidad milenaria para convertir la lana y los hilos inertes en bellas piezas de vestir con sus múltiples colores que se plasman en rosas, flores, aves o simples filigranas que dan vida a esas prendas, cuya materia prima se escoge entre la multitud de plantas y animales que se encuentran en las regiones indígenas de América Latina y el Caribe.

Esta es la visión perfecta que enmarca el Foro de Alto Nivel, llamado “Empoderar a las Mujeres Indígenas para erradicar el hambre y la malnutrición” en esta comarca latinoamericana y caribeña, inaugurada hoy en la Ciudad de México y que reúne, por primera vez, a líderes, dirigentes y funcionarios nacionales e internacionales, convocados por la FAO y la Secretaría de Agricultura de México (Sagarpa) para incluir formalmente a las mujeres indígenas en el desarrollo de la región.

En América Latina y el Caribe existen más de 826 pueblos indígenas que, aproximadamente, albergan a 45 millones de personas (8.3 de la región), de quienes, 26.5 millones son mujeres, cuyas limitantes para su desarrollo son el no acceso pleno a espacios de toma de decisiones en sus comunidades.

Un diagnóstico de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal, 2006) indica que “en la mayoría de los países examinados, la mayor incidencia de hambre y desnutrición se encuentra entre los niños menores de 5 años y mujeres pertenecientes a minorías étnicas y hogares pobres, ubicados en zonas rurales. Estimaciones recientes indican que cerca del 15 por ciento de la población total en situación de inseguridad alimentaria y la pobreza extrema son indígenas”.

El titular de la Sagarpa, José Calzada, durante la inauguración del foro, puso el énfasis en la necesidad de hacer real las políticas públicas que saquen de ese atraso milenario a los pueblos indígenas y darle el lugar que le corresponde a la mujer indígena como impulsora del desarrollo familiar y social.

Investigaciones relativas a la mujer indígena sostienen que su papel en sus lugares de origen es la de articuladora de sus comunidades, custodia de la riqueza de los sistemas alimentarios indígenas, responsable no remunerada de los cuidados familiares y agente principal económico, ambiental y social.

Este foro, que se desarrolla entre hoy y mañana, tiene el objetivo de hacer recomendaciones de políticas públicas con un enfoque de derechos que promuevan la igualdad de género y el respeto de los derechos de las mujeres indígenas, fortalecer la toma de decisiones de las mujeres indígenas, y reducir la brecha de pobreza y discriminación de ellas.

Los debates se centran en el análisis de aspectos como la malnutrición, pobreza, cambio climático; protección de la biodiversidad; riqueza de los sistemas alimentarios indígenas, y el acceso a créditos e insumos productivos. Participan representantes de organizaciones regionales de pueblos indígenas y autoridades de alto nivel de los sectores ejecutivo y legislativo de Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay y Perú.

Poco más de media hora después de inaugurado el foro, una camioneta con altavoces se instaló frente a la Cancillería para promover la firma de adhesión a la candidatura independiente de María de Jesús Patricio Martínez, propuesta por el Concejo Indígena de Gobierno (CIG) a la Presidencia de la República para las elecciones federales que se realizarán en julio próximo en México, lo que redondeó la visión íntegra del rescate del mundo indígena, que es uno de los puntos clave de la Agenda 2030 de Naciones Unidas.

Reduce México a 5% subalimentación en población vulnerable: Sagarpa-FAO
En México, del 15 por ciento de la subalimentación, registrada hace más de dos décadas, actualmente se ha reducido al 5 por ciento, avance para alcanzar la meta de cero hambre en el país, compromiso compartido con el gobierno mexicano y los organismos internacionales, señaló Calzada Rovirosa.

Durante su participación en el foro citado informó que estos logros son resultado, en que gran parte, de los programas que la dependencia federal destina a las mujeres, con su impulso productivo, a través de la canalización de casi el 20 por ciento del presupuesto (alrededor de 15 mil millones de pesos) para este año.

Comentó que “nuestro país es eminentemente agrícola, el origen de nuestra esencia es agrícola, y por eso le dio al mundo 32 productos originales, como son el jitomate, calabaza, aguacate, cacao, vainilla, maíz y frijol, por lo que a lo largo de los años hemos ganado un lugar importante como productor y exportador de alimentos”.

Afirmó que México, a través de la Sagarpa, trabaja muy de cerca con la FAO y seguirá haciendo equipo con programas, acciones y políticas públicas a favor de las mujeres del país y de la región, con la colaboración de la subsecretaria de Desarrollo de la Sagarpa, Mely Romero, quien es una representante y defensora de las causas a favor de las mujeres del sector rural, dijo.

Indicó que es una distinción para México ser sede de este importante encuentro de mujeres indígenas de 13 países de América Latina y el Caribe, con la presencia del director general de la FAO que nos aporta siempre un mensaje de aliento, esperanza y políticas públicas que calan profundo en el ánimo de nuestra gente y en su calidad de vida.

Este foro permite otorgar instrumentos de progreso para este sector y poner en la agenda pública el tema de las mujeres y, en particular, el de la mujer indígena, mediante una mayor reflexión de todos los países para otorgar atención y acciones a un tema prioritario que son las mujeres en el sector rural, segmento que produce, alimenta y que contribuye a sacar adelante a su país, aseveró.

Graziano da Silva destacó que la realización de este importante foro en México responde a que esta nación representa más del 50 por ciento de la población indígena en América Latina y el Caribe y es una referencia mundial con resultados concretos en el impulso productivo de las mujeres en el sector rural.

Aseguró que las mujeres son una pieza clave en las acciones para la erradicación del hambre y la malnutrición, por lo que se fortalecerán programas en conjunto y a nivel global para capacitar y acompañar de manera más directa a las mujeres de las comunidades indígenas, quienes tienen una triple desventaja: ser pobres, ser mujeres y ser indígenas.

Romero Celis indicó que en los últimos dos años el Gobierno de la República ha instrumentado políticas públicas, programas y recursos enfocados directamente al empoderamiento de la mujer del campo mexicano.

Como ejemplo de lo anterior, enfatizó, están el Proyecto de Seguridad Alimentaria para Zonas Rurales (Pesa) que este año ejercerá más de dos mil 500 millones de pesos, principalmente a mujeres y, el Componente “El campo en nuestras manos”, ex profeso para mujeres rurales, con alrededor de mil 300 millones de pesos, entre otros.

Reconoció que aún falta mucho por avanzar, pero con el apoyo de organismos internacionales, como la FAO y los gobiernos federan y estatales, se transita por la ruta adecuada para reducir la brecha de la pobreza y marginación en las comunidades vulnerables, con atención especial a las mujeres indígenas en el país.

El representante de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), embajador Agustín García López, precisó que el liderazgo de México en el sector agroalimentario, tercero en América Latina y el Caribe, y el décimo segundo a nivel mundial, son elementos que coadyuvarán a lograr mejores resultados en los objetivos de la FAO para reducir el hambre y la malnutrición en la región.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete + uno =