Ciudad de México, 24 de mayo de 2022.- En los últimos años, la producción de arándano en México ha tenido un crecimiento exponencial; desde el 2015 su aumento ha sido, aproximadamente, del 25% cada año alcanzando en el 2020 una producción de más de 50,000 toneladas. Existen estimaciones que en el territorio hay más de 8,000 hectáreas plantadas de esta fruta. Las cifras han favorecido a la industria agrícola porque, cada vez, más productores buscan mejorar las prácticas para sus cultivos. Como consecuencia, se cosechan productos con características de excelente calidad para satisfacer las necesidades del consumidor final.

Sebastián Ochoa, consultor de producción de arándanos especialista en berries y embajador de Kilimo, menciona que el riego por goteo facilita que la producción sea optimizada, gracias a la gran variedad de suelo que hay en México. “Este tipo de frutos se adaptan muy bien a ellos, siempre y cuando haya un buen manejo en las técnicas de riego, un suelo húmedo, bien drenado y con la aplicación de nuevas tecnologías como la producción en suelo, los controladores de riego, monitoreo de las condiciones climáticas y tecnologías como Kilimo que gestionan y monitorean el riego, son necesarias para lograr el óptimo crecimiento de la fruta”, explicó.

Es fundamental para el cultivo de arándanos tener un buen manejo de riego. Esta fruta crece gracias a la absorción de agua y nutrientes que llevan a cabo los pelos radiculares que son los que realizan la absorción del recurso hídrico y, además, la raíz tiene una alta tasa respiratoria. Por ello, es importante mantener el terreno húmedo, evitando el encharcamiento y utilizando agua de riego de buena calidad sin presencia de salinidad ni exceso de calcio, boro o cloro.

Durante los meses de primavera, la demanda del recurso hídrico es mayor por el engrosamiento y maduración del fruto y en verano se da la época de mayor evapotranspiración. Durante estas dos estaciones tiene lugar la iniciación floral, por lo que un déficit de agua durante la formación de los brotes florales resultaría muy perjudicial.

En México, ya existen herramientas que ayudan a los agricultores a implementar de mejor manera sus recursos logrando que sus producciones tengan mayor rendimiento y mejor calidad. Sebastián Ochoa menciona, “Si los productores no tienen un control en sus recursos tanto hídricos, de fertilización, entre otros, la producción puede verse en peligro, por ello, es importante que los técnicos supervisen de manera adecuada el cultivo y que los recursos empleados estén bajo inspección, de este modo la producción del cultivo podrá ser altamente rentable”.

Kilimo es la primera herramienta de agtech certificada en Latinoamérica para medir huella hídrica, el factor distintivo de esta plataforma es dar un acompañamiento puntual a los productores para gestionar el riego de forma sostenible. “Impulsamos la gestión inteligente del riego, ejecutando recomendaciones que generarán ahorro del recurso hídrico y que le dan al productor la posibilidad de ajustar los márgenes del negocio”, explicó Rodrigo Tissera, cofundador y gerente de Nuevos Negocios de Kilimo.

La plataforma de agtech tiene presencia en estados de la zona norte, occidente y sur del país; actualmente ya trabaja con productores mexicanos en berries, según datos del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (Siap). Jalisco es el estado líder en la producción de arándano, seguido de Michoacán y Sinaloa, los especialistas mencionan que, si las buenas prácticas continúan por parte de los productores, las exportaciones de berries seguirán transitando por un momento favorable para el país.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí