México y Centroamérica, eje estratégico para abasto mundial de alimentos

0
40

Ciudad de México, 29 de octubre de 2022.- En el marco del 69 aniversario del Día Regional de la Sanidad Agropecuaria, la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Agricultura) refrendó su compromiso de trabajar de la mano con los países de Centroamérica y del Caribe con el fin de posicionar a la región como eje estratégico para el abasto mundial de alimentos.

El director en jefe del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), Francisco Javier Trujillo Arriaga, expresó que este objetivo sólo será posible si las naciones homologan sus esquemas para el control y erradicación de plagas y enfermedades animales y vegetales.

Durante el evento, al que asistieron embajadores y representantes de los nueve países miembros del Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (Oirsa) subrayó que actualmente la región está amenazada por la presencia de la peste porcina africana (PPA) y destacó que, además, existen riesgos fitosanitarios latentes, como el hongo Fusarium oxysporum raza 4 tropical, con presencia en Colombia y Perú, el cual podría afectar considerablemente la producción bananera de los países miembros del organismo citado.

Estamos hablando, dijo, de amenazas muy serias. No es suficiente que un país tenga buenos programas fito y zoosanitarios, si las naciones cercanas no los tienen. Las plagas y enfermedades no conocen fronteras, por eso es primordial homologar los sistemas y los procedimientos, así como fortalecer los mecanismos de vigilancia epidemiológica e inspección en puertos, aeropuertos y fronteras.

Indicó que México no escatima esfuerzos para evitar el ingreso de enfermedades exóticas al país y, con ello, contribuye a proteger otros territorios de la región centroamericana, la cual está integrada por Belice, Guatemala, El Salvador, Honduras, Costa Rica, Nicaragua, Panamá y República Dominicana.

Trujillo Arriaga comentó que la influenza aviar de alta patogenicidad AH5N1, presente en Estados Unidos y Canadá representa también un riesgo importante para México, Centroamérica y el Caribe, por lo que es necesario fortalecer las medidas preventivas en las unidades avícolas comerciales y vigilar las incursiones de aves silvestres.

Dijo que el Senasica ha puesto al servicio de los demás gobiernos sus programas de capacitación técnica, red de laboratorios y experiencia en la integración y operación de binomios caninos, con lo cual busca homologar las técnicas de prevención, control y erradicación de problemas sanitarios endémicos y exóticos para la región e indicó que sí es posible erradicar plagas de la totalidad de la región, como ocurrió hace unos años con el gusano barrenador del ganado, el cual representa un logro muy importante a nivel internacional.

El representante del Oirsa en México, Octavio Carranza de Mendoza, indicó que producto del trabajo coordinado con los ministerios de Agricultura de la región de Centroamérica y el Caribe, se ha modificado el paradigma del comercio de alimentos, ya que ahora se privilegian los análisis de riesgo y las tareas preventivas. Sustituimos, subrayó, la creencia por la ciencia. Pasamos a un nivel con mayor control sanitario y de inocuidad de los alimentos, lo cual nos hace altamente competitivos frente a los mercados de otras regiones.

Las naciones pusieron reglas para tomar las medidas necesarias para proteger su producción agroalimentaria y de esta manera pasamos de una época de intereses comerciales, a la era de los requisitos sanitarios, agregó. Uno de los mayores cambios es la creación de organizaciones especializadas como el Senasica, hoy existen en los países, organismos muy fuertes enfocados a la sanidad agropecuaria.

México trabaja por la región de Centroamérica, porque siempre ha sentido cerca a Guatemala, a Belice, a Nicaragua, a Honduras, bajo una lógica de protección fito y zoosanitaria. Esta región tiene experiencias positivas en la erradicación de plagas y en el establecimiento de mecanismos de protección regional, el reto para el futuro es saber cómo podemos mejorar. Utilizar la ciencia y la tecnología de forma más eficaz, para seguir trabajando juntos por el bien común que es la sanidad agropecuaria de la región.

Iniciará mañana el 43 Congreso Mundial de la Viña y del Vino, en México
Del 31 de octubre al 4 de noviembre se realizará en Ensenada, Baja California (noroeste), el 43º Congreso Mundial de la Viña y del Vino, el encuentro científico sobre uva y vino más importante del mundo y en el que expertos de 48 países dialogarán para generar propuestas que impulsen el desarrollo de esta industria bajo tres líneas de acción: cambio climático, sostenibilidad y mercado post Covid-19.

Agricultura resaltó que, en reconocimiento al desarrollo de la vitivinicultura a nivel nacional, el año pasado la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV) designó a México sede de este congreso y a Baja California como entidad anfitriona de la Asamblea Nacional de este organismo.

Entre los objetivos del encuentro, dijo, están el incentivar el intercambio de ideas técnicas y científicas, la generación de negocios y visitas a las regiones vitivinícolas, para mostrar las prácticas que realizan las bodegas en materia de microclimas, buenas prácticas agrícolas, enológicas y enoturismo.

Expuso que un componente clave del Congreso es el replanteamiento del futuro de la vitivinicultura del país y del mundo ante los efectos del cambio climático, con el fin de garantizar calidad y volumen con un manejo sustentable de los recursos naturales, mediante la adaptación de la agricultura y el combate de plagas y enfermedades.

En un mercado muy competitivo como es el vitivinícola, el vino mexicano -hoy por hoy- se defiende por sí mismo, por su calidad y por el trabajo que realizan miles de productores. Incursionar en un sector con una tradición de muchos años, no es fácil, anotó.

El Consejo Mexicano Vitivinícola resaltó que las 15 regiones vitivinícolas de México trabajan unidas para hacer más grande nuestro sector y generar bienestar y desarrollo para nuestra población. “Estamos seguros que los expertos de todo el mundo se sorprenderán del trabajo realizado en nuestros campos, la infraestructura de las bodegas y la excelente calidad de nuestros vinos”, expresó

En el evento se estima la participación de 800 científicos, académicos, agrónomos, ampeólogos, enólogos, viticultores, laboratoristas, sommeliers y expertos de todos los países productores de vino. Estarán, entre otros, los investigadores en Ciencias Ambientales de la Universidad de Oregon, Estados Unidos, Gregory V. Jones; de la Agencia Europea de Medio Ambiente de España, Ana Luisa Iglesias, y del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada, María Teresa Cavazos.

Huella digital del vino mexicano
Investigadores del Instituto Politécnico Nacional (IPN) presentarán la “huella digital del vino mexicano”, un estudio científico con el que, a base de resonancia magnética nuclear, han podido determinar las características genéticas de distintos vinos, para proteger su origen. Como si se tratara de ADN, esta huella digital dota a cada vino de un sello de autenticidad que habla de su origen, región y hasta bodega productora, explicó.

Agricultura destacó que el proyecto a largo plazo consiste en generar el gran mapa del vino mexicano, a partir de conformar una base de datos que cuente con la información de todas las uvas y tierra mexicana a fin de asegurar la calidad y origen de los vinos y se busca que este proyecto sea replicado a nivel mundial.

Mientras que Wine Origins Alliance (WOA), el organismo internacional que protege las características de autenticidad con las que cuentan las regiones vitivinícolas y denominaciones de origen en todo el mundo, anunciará las regiones mexicanas que serán protegidas.

Por otra parte, tras el anuncio de la reincorporación de Ucrania a la OIV, después de 14 años de ausencia, el Congreso servirá de marco para que esta nación presente las novedades en su producción, participe y acuerde, junto con los otros países integrantes.

De acuerdo con el Consejo Mexicano Vitivinícola, la industria vive su mejor momento y en el sector agrícola representa la segunda fuente de empleos, con 500 mil puestos de trabajo. Cada año, se destinan 35 mil 822 hectáreas a la cosecha de uva bajo cinco vocaciones: mesa, vino, jugo, brandy y uva pasa. De éstas, se producen 64 millones de litros de vino en 14 estados productores, a través del trabajo de 400 bodegas, anotó. Estos logros, aunados a la calidad del vino mexicano que en los últimos años ha recibido alrededor de mil 500 medallas en concursos internacionales, muestran la relevancia de la industria.

México cuenta con una gran tradición en la elaboración del vino, que data de 1593, con el establecimiento de la primera bodega para su producción comercial en Parras, Coahuila y tiene, actualmente, seis rutas enológicas reconocidas a nivel internacional, de las cuales Ensenada, Baja California, es considerado el segundo mejor lugar del mundo para tomar vino.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí