Ciudad de México, 5 de abril de 2022.- La crisis de precios del maíz apunta que esta situación puede agravarse por la falta de una política que regule el comercio del grano y vigile la normatividad para la producción de la tortilla.

Urge que México produzca el maíz blanco y maíz amarillo que se requiere para cubrir las prioridades de nuestra alimentación: “es una meta que se puede alcanzar y solo así tendremos seguridad, pero, sobre todo, soberanía alimentaria”, destaca la Campaña Nacional Sin Maíz No Hay País, por medio de un documento.

Hizo un enérgico llamado a la 4T y otras autoridades en sus diferentes niveles de gobierno para que ejerzan acciones contundentes de manera pronta y expedita ante la actual crisis de precios del maíz.

Asimismo, demanda que el grano para tortillas debe ser el blanco –para consumo humano- y no el que se emplea en la industria y para el ganado pues no debe tolerarse que los fabricantes de harina para tortillas utilicen maíces amarillos de mala calidad.

Puntualiza: “Contar con tortillas elaboradas con solo maíz de buena calidad, sin agrotóxicos y sin transgénicos, nixtamalizado exclusivamente con cal y agua, es un derecho de los mexicanos y un asunto de seguridad nacional, que privilegia nuestra cultura milenaria y mejora la alimentación, sana, nutritiva y saludable”.

Apunta que una de las prioridades de todo gobierno es cubrir las necesidades básicas de alimentación de los ciudadanos. En México –subraya- el derecho a una alimentación sana, suficiente y de calidad está consagrado en el artículo 4° de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

El colectivo recuerda que la tortilla es el principal alimento en México. “Proporciona, en promedio, cerca de 45% de las calorías, 40% de las proteínas y 50% del calcio que se requiere”. Sin embargo, deplora que en los últimos años se ha reducido el consumo de tortillas, debido al precio y a la mala calidad de los productos que se añaden para su producción.

También condena que la comida se ha sustituido por alimentos chatarra que han provocado una grave epidemia de obesidad y de diabetes con altos costos sociales y económicos con peligro de no haber presupuesto que alcance para la salud.

Lamenta la organización que las comercializadoras estén cerrando sus puertas o condicionando la venta del grano. “El maíz supera precios jamás vistos. El mercado de abasto es incierto. En México hay producción suficiente de maíz blanco para tortillas, pues se cosechan 24 millones de toneladas cada año. El alza de precio es producto de la especulación financiera injustificada que no merecemos los mexicanos”, subraya.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí