Ciudad de México, 6 de marzo de 2019.- México dio hoy un paso trascendental en su tradicional actividad ganadera, uno de los rubros más dinámicos de la economía primaria, al firmar un convenio de colaboración entre la Confederación Nacional de Organizaciones Ganaderas (Cnog), el organismo más importante de la actividad pecuaria en México, y el Instituto Interamericano de Capacitación Agropecuaria (Iica) para desarrollar la actividad pecuaria nacional en forma sustentable y con mayor equilibrio social.

El convenio citado fue firmado durante la celebración del Día Nacional de la Ganadería entre el representante del IIca en México, Diego Montenegro, y el dirigente de la Cnog, Oswaldo Cházaro Montalvo. El testigo de honor fue el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), Víctor Manuel Villalobos Arámbula.

“Sí es un paso trascendente en la explotación ganadera”, me dijo Villalobos Arámbula, al final de la ceremonia formal de la celebración mencionada. Villalobos se desempeñó durante varios años como director general del Iica, cuya sede se ubica en Costa Rica.

El convenio citado tiene la encomiendo de realizar una explotación pecuaria con mayor sostenibilidad a fin de que bajar su participación en la generación de bióxido de carbono, ya que es una actividad que incide con fuerza en la generación de gases de efecto invernadero y, en consecuencia, al cambio climático.

Se trata de hacer una actividad pecuaria más sostenible y, al mismo tiempo, más equilibrada entre el norte y el sur sureste del país, tema prioritario para la presente administración federal que le apuesta casi todo al rescate social.

Villalobos Arámbula afirmó que una ganadería ambiental y socialmente responsable, con un futuro sustentable e incluyente, está llamada a ser un pilar fundamental en la seguridad alimentaria y el crecimiento económico para las generaciones presentes y futuras de México.

Subrayó que es propicio reiterar que alcanzar nuestros objetivos en el rescate del campo demanda la participación de todos los ganaderos de México y requiere de la acción pública eficiente, eficaz y honrada del Estado.

Aseguró que es justo reconocer la aportación histórica de la ganadería mexicana al desarrollo nacional y en pro de la seguridad alimentaria y nutricional de nuestra población e indicó que esta actividad es fuente de proteína para una alimentación nutritiva y genera empleos y divisas, lo que la confirma como un sector económico dinámico y, también, con una vocación social importante.

Señaló que con los programas y proyectos estratégicos de la Sader, como el Crédito Ganadero a la Palabra, se busca mejorar los hatos y dar apoyo a los pequeños y medianos productores, así como darles certidumbre y bienestar a sus familias.

Dijo que la Sader tiene el compromiso de ayudar a transformar al sector agropecuario de nuestro país en un motor de crecimiento económico, una fuente de bienestar para quienes viven en los territorios rurales y la primera línea de defensa contra la dependencia alimentaria.

Cházaro Montalvo indicó que con un nuevo gobierno el sector pecuario apoyará las políticas públicas que incidan en continuar su crecimiento y desarrollo, con la extensión del andamiaje institucional a los pequeños y medianos productores del país.

Previo a la ceremonia formal, el economista Rogelio Ramírez de la O, un especialista en temas de macroeconomía, presentó a los ganadero un bien documentado análisis de lo que significa el actual gobierno federal, encabezado por López Obrador, que viene e romper el anterior esquema neoliberal.

Equiparó la situación actual con la que él m ismo vivió en Gran Bretaña cuando la primera ministra Margaret Thatcher asumió el cargo y dio un giro a los esquemas económicos tradicionales o cuando el presidente Miguel de la Madrid (1982/1988) enfrentó el paso del México del desarrollo estabilizador al México del neoliberalismo.

Pidió un poco de tranquilidad y esperar a julio o agosto para tener una visión más equilibrada de este cambio de gobierno.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

doce + 3 =