La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) informó que la producción nacional de trigo panificable alcanzará un millón 422 mil toneladas en el ciclo Otoño-Invierno 2018/19, lo que representa 15.6 por ciento arriba de lo cosechado el ciclo homólogo previo.

La dependencia federal, a través de su reporte mensual del Tablero Agroalimentario de Productos Básicos y Estratégicos, señaló que el Estado de Sonora encabeza la producción con 407 mil toneladas, 157 mil toneladas arriba del ciclo anterior; el total representa una participación del 29 por ciento.

Esta entidad es seguida de Guanajuato, con 276 mil toneladas; Sinaloa, con 182 mil, y Michoacán, con 179 mil.

La Sader precisó que en el esquema de Agricultura por Contrato del ciclo OI 2018/19 se registraron 791 mil toneladas a un precio promedio de 201 dólares por tonelada.

Respecto al comercio internacional, en el primer semestre del año se registró la importación de dos millones 162 mil toneladas, 8.3 por ciento menor de lo adquirido en el mismo lapso de 2018. El origen de este trigo fue de Estados Unidos, Canadá, Rusia y Argentina.

Este indicador de producción de trigo panificable es relevante, toda vez que contribuye al propósito de avanzar hacia la seguridad alimentaria en este grano básico, del que México es deficitario hasta en 75 por ciento.

Reconoce Ciat trabajo de México en ordenamiento pesquero de atún aleta azul
México obtuvo el reconocimiento internacional de los países integrantes de la Comisión Interamericana del Atún Tropical (Ciat) porque en pocos meses, con el apoyo de la actual dirección de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca), ha desarrollado un trabajo efectivo para lograr el ordenamiento pesquero del atún aleta azul en el Océano Pacífico Oriental (OPO).
Durante la reunión anual de la CIAT, efectuada en Bilbao, España, la Delegación Mexicana encabezada por el comisionado nacional de Acuacultura y Pesca, Raúl Elenes Angulo, recibió felicitaciones de las naciones integrantes del organismo internacional “por el trabajo que se está realizando para contar con una pesquería ordenada y dirigida hacia mercados sanos”.

El director general de Planeación, Programación y Evaluación de la Conapesca, Bernardino Muñoz Reséndez, informó que por años la pesquería del atún se había caracterizado por el desorden, ausencia de control y desdén. Actualmente, precisó, México llegó a la reunión con la frente en alto debido al desempeño que se ha desarrollado en la presente administración pública federal.

Comentó que, ante este panorama, la Conapesca tiene el compromiso de continuar con el esfuerzo de mantener una actividad en orden, apoyo e impulso hacia la soberanía alimentaria de nuestro país, coordinando esfuerzos con la industria atunera que está comprometida con este proyecto del Gobierno de México.

En la reunión, representantes de pesca de 21 países analizaron los mecanismos más efectivos de conservación y uso sostenible de los recursos marinos en la pesquería de túnidos y especies capturadas por buques atuneros.

El funcionario de la Conapesca explicó que la presencia de México en la reunión anual de la Ciat es de suma importancia porque los países asistentes defienden la cuota en toneladas de atún que les corresponde pescar en el OPO, una vez establecida la biomasa en la zona. “El reparto de las toneladas de pesquería que corresponden a cada país se determina de acuerdo con cada esfuerzo pesquero, inversión e instrumentos de pesca con que cuenta”, detalló.

“Esa es la importancia de estar presentes. Cada año, los países exponen la defensa de sus actividades productivas. No existen variaciones importantes en cuanto a cuotas porque la biomasa no se incrementa”, aseguró.

En el OPO toda la pesquería se desarrolla ante la presencia de observadores neutrales y México cuenta con un fideicomiso para que ellos den fe de que los pescadores efectúan una pesca sustentable, refirió. México aplica rigurosamente reglas de pesca, como el uso de redes que permitan proteger al delfín, subrayó Muñoz Reséndez.

Los observadores constatan y el gobierno mexicano tiene que asistir a estas reuniones a defender el buen desarrollo de la pesquería. “La industria atunera mexicana se ha comportado con una responsabilidad destacable, como se hizo públicamente en la reunión, en cuanto a la mortandad de delfines que prácticamente es de cero”, especificó.

Debe considerarse que la pesca del atún es una de las principales industrias o pesquerías que desarrolla México, y el gobierno mexicano tiene la responsabilidad de protegerla y defenderla porque es una industria generadora de alimentos, empleos y divisas.

Además, forma parte de la política que desarrolla la administración federal y tiene que ver con la autosuficiencia alimentaria encaminada a producir lo que consumimos. Subrayó que el futuro proteínico de la alimentación de los mexicanos está en el mar, en las especies pesqueras y la contribución del atún y la sardina es importante para que las familias que menos recursos económicos tienen puedan llevar a sus mesas alimentos de alto contenido nutrimental.

En el Ciat cada país miembro tiene autorizados cuatro comisionados. En el caso de México, estuvo representado por el comisionado Elenes Angulo y Muñoz Reséndez, por parte de la Conapesca; Pablo Arenas Fuentes, director general del Instituto Nacional de Pesca y Acuacultura (lnapesca) y Luis Fletcher, representante de México ante la CIAT.

La CIAT es el organismo pesquero regional, responsable de la conservación y ordenación de las pesquerías de atunes y otras especies capturadas por buques atuneros en el OPO, y es responsable de la investigación científica de las poblaciones de atunes, de las que depende la industria atunera.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

doce − dos =