Ingredientes secretos en una alimentación no orgánica son perjudiciales

0
20

Escrito por Dr. Joseph Mercola*
Datos comprobados

Durante años he abogado por una alimentación orgánica para maximizar la salud, evitar muchos padecimientos y ayudar al medio ambiente. Optar por los alimentos orgánicos reduce su exposición a pesticidas, herbicidas y productos transgénicos (GE) peligrosos, que comprenden a casi todos los alimentos no orgánicos y que, por lo general, no están etiquetados.

Además de proteger el medio ambiente y combatir el cambio climático, comprar orgánico también apoya el bienestar de los animales, la agricultura y los agricultores sustentables.

Ahora, un nuevo y poderoso documental «Secret Ingredients«, observa la vida de varias familias que sospechan que sus problemas de salud son causados por sus tipos de alimentación no orgánica y adoptan un régimen orgánico, libre de organismos genéticamente modificados (GMO) y productos químicos.

Las drásticas recuperaciones de enfermedades como dolor crónico, asma, enfermedades del espectro autista y problemas de fertilidad que se han reportado son verdaderamente inspiradoras y deberían convencer a todos para empezar a comer de manera orgánica. (El tráiler del documental «Scret Ingredientes» está disponible sólo en inglés).

Una historia familiar
El documental «Secret Ingredients» comienza narrando la historia de Kathleen DiChiara y su familia. Kathleen había sido triatleta hasta que se despertó un día a los 30 años con una neuropatía de aparición repentina. Después del fracaso de una cirugía, Kathleen experimentó parálisis, síndrome de dolor crónico, síndrome del intestino irritable (SII), fibromialgia y síndrome de dolor miofascial y quedó tan incapacitada que perdió su carrera.

Al mismo tiempo que luchaba contra la aparición repentina de estas afecciones incapacitantes, Stephen, el primer hijo de Kathleen, fue diagnosticado con un trastorno general del desarrollo (PDD) a una edad temprana: Trastorno del espectro autista. El PDD incluía trastornos del procesamiento sensorial, digestivos, del lenguaje y mutismo selectivo, dice DiChiara.

Las imágenes muestran a un niño pequeño activo que no tiene capacidad para comunicarse con palabras y debe señalar y gruñir para expresar sus pensamientos y deseos.

El segundo hijo de DiChiara, Camden, nacido poco después, también tuvo serios problemas de salud. Nació con un asma tan grave que la familia tuvo que alquilar un nebulizador, una máquina que convierte la medicina líquida en vapor, listo para sus frecuentes ataques. Camden también tenía el estómago severamente inflamado, estreñimiento, cambios de ánimo, irritabilidad y erupciones.

Otros problemas familiares que condujeron a una nueva conciencia
Los problemas de la familia DiChiara continuaron. El tercer hijo de DiChiara, Treyson, nació con graves erupciones, eccema y alergias. Las erupciones e inflamación detrás de sus rodillas eran tan severas que sangraban. Además de los suyos y los de sus tres hijos, también aparecieron nuevos padecimientos crónicos en su esposo Stephen, quien a sus 40 años fue diagnosticado con una afección benigna de tumor de mama llamada ginecomastia.

En este punto, DiChara comenzó a sospechar que algo que la familia estaba consumiendo contribuía al flagelo de las enfermedades crónicas. Además, vio que era inútil promover un estilo de vida saludable en su familia si éste se veía socavado por los alimentos dañinos.

También vio cuántos otros padres e hijos que conocía estaban experimentando problemas de salud crónicos similares a pesar de buscar estilos de vida saludables y creer que estaban comiendo de manera nutritiva. Decidió investigar las posibles causas de los muchos problemas de salud de la familia y comenzó a estudiar asiduamente la nutrición holística y con el tiempo se convirtió en nutricionista de diagnóstico funcional (FDN-P). Debido a la gravedad de la afección de su primer hijo, DiChara se centró en la bioquímica detrás del autismo y en cómo los químicos de los alimentos se descomponen en el cuerpo.

De hecho, el autismo era «mi mayor maestro sobre el sistema humano y su interacción con los alimentos», dice.

Indicios de autismo
Hoy en día, casi todos son conscientes de la epidemia de autismo. Cuando estuve en la facultad de medicina hace más de 30 años, la incidencia de autismo fue de 1 en 10,000, mientras que hoy en día es de 1 en 59, de acuerdo con las estadísticas de los CDC. No sólo en los Estados Unidos se están experimentando tasas tan impactantes.

Desde mi perspectiva, hay muchos posibles factores, que a veces son interactivos y contribuyen al aumento asombroso de las tasas de trastorno del espectro autista. Estos incluyen adyuvantes de vacunas, sobre todo cuando se combinan con predisposiciones genéticas, toxinas microbianas como el moho, deficiencias prenatales de vitamina D e incluso la exposición a campos electromagnéticos (EMF).

Pero a la cabeza de la lista de factores sospechosos podrían estar los alimentos transgénicos y los productos químicos agrícolas que se emplean para cultivarlos, tales como el glifosato, pesticidas, fungicidas y fertilizantes, incluidos los productos químicos que se encuentran en los biosólidos, que ahora se utilizan ampliamente en los cultivos alimentarios.

Un artículo de 2019 en BMJ titulado «Prenatal and Infant Exposure to Ambient Pesticides and Autism Spectrum Disorder in Children: Population Based Case-Control Study» confirmó algunos enlaces inquietantes: «Los hallazgos sugieren que el riesgo de tener un hijo con trastorno del espectro autista aumenta luego de una exposición prenatal a pesticidas ambientales dentro de los 2,000 metros a la redonda de la residencia de la madre durante el embarazo, en comparación con los bebés de mujeres de la misma región agrícola sin dicha exposición. La exposición infantil podría aumentar aún más los riesgos de tener trastorno del espectro autista con discapacidad intelectual comórbida».

Indicios de afecciones hormonales
Varios padres que fueron parte del documental «Secret Ingredients» sufrían de enfermedades relacionadas con las hormonas, y la mayoría experimentó mejoras significativas después de adoptar un régimen alimenticio a base de productos orgánicos. Por ejemplo, Mia había tenido dos abortos espontáneos, pero cuando se sometió a una alimentación orgánica, dio a luz a un bebé saludable.

Los problemas endocrinos que las personas del documental dicen haber experimentado (la ginecomastia que sufrió el esposo de DiChara y la niña de 8 años que desarrolló senos a esa edad) no son de sorprender si observamos los químicos que se usan en los alimentos no orgánicos.

Un artículo de 2018 en Food and Chemical Toxicology confirma los vínculos del cáncer de mama y el glifosato ampliamente utilizado, comúnmente conocido como ‘Roundup’: “Estudios previos demostraron que el glifosato estimula el crecimiento celular del cáncer de mama a través de los receptores de estrógeno. El presente estudio investigó el efecto del glifosato en la vía de señalización del estrógeno involucrada en la inducción del crecimiento celular del colangiocarcinoma (CCA)… Se midieron los efectos del glifosato en el crecimiento celular, ciclo celular y las vías de señalización molecular. Los resultados demostraron que las células HuCCA-1 se expresaban [en] el receptor alfa de estrógeno…

Los datos de este estudio indican que el glifosato puede inducir el crecimiento celular en células CCA positivas para ERα a través de la vía de señalización del receptor/ERK1/2 de estrógeno no genómico».

En 2018, la revista Clinical Nutrition Espen informó que el herbicida glifosato inhibe «la aromatasa que convierte los andrógenos en estrógenos». Otro efecto del efecto perjudicial del glifosato sobre las hormonas es que «los andrógenos débiles y el agotamiento de los estrógenos explican de manera coherente la asimetría de la sustancia blanca y la desconexión en el autismo», indica la revista.

Diga no al glifosato
Algunos pueden ser demasiado jóvenes para recordar el escándalo alrededor del DDT, un insecticida organoclorado ampliamente utilizado en los cultivos de los Estados Unidos hasta que surgieron sus efectos mortales en los animales y el medio ambiente, lo que llevó a su prohibición.

El glifosato, el cual los organismos transgénicos están diseñados para resistir, es el DDT de nuestra era, y a medida que los efectos de su toxicidad se vuelvan evidentes, espero que también se le prohíba. Como se señaló en el documental, las compañías químicas como Monsanto fabrican plantas resistentes al veneno del glifosato para poder vender más.

El glifosato se ha relacionado con el autismo, trastornos endocrinos y problemas de fertilidad, así como con problemas digestivos, alergias y más, muchos de los cuales se describen en «Secret Ingredients». De acuerdo con el neurólogo Dr. David Perlmutter, afecta al microbioma humano, que, a su vez, puede influir en su cerebro y estado de ánimo, inmunidad y peso corporal.

El glifosato se ha utilizado de manera indiscriminada y vencido a su propio propósito, dice Jeffrey M. Smith, fundador del Instituto de Tecnología Responsable, en el documental. Ahora hay 300 millones de acres de malezas resistentes a los herbicidas que conducen a un mayor uso de glifosato y al uso de otros herbicidas aún más tóxicos, indica Smith.

Como se señala en el documental, incluso los cultivos que no son transgénicos, como el trigo, se rocían con glifosato antes de la cosecha. Los cultivos de algodón también se rocían con glifosato, lo que significa que las vendas e incluso los tampones podrían ser una fuente de exposición.

Agotamiento de nutrientes a causa del glifosato
El glifosato agota nutrientes importantes y hace que no se encuentren disponibles en el cuerpo humano, lo que podría explicar su vínculo con tantas enfermedades. Un artículo de 2015 en Surgical Neurology International afirma: «El manganeso (Mn) es un nutriente que a menudo se pasa por alto, pero es necesario en pequeñas cantidades para múltiples funciones esenciales en el cuerpo. Un estudio reciente en vacas alimentadas con el alimento transgénico Roundup(®)-Ready reveló un grave agotamiento del manganeso sérico. También se ha demostrado que el glifosato, el ingrediente activo en el Roundup(®), reduce los niveles de Mn en las plantas.

Aquí, investigamos el impacto del Mn en la fisiología y su asociación con la disbiosis intestinal y las neuropatologías como el autismo, enfermedad de Alzheimer (EA), depresión, síndrome de ansiedad, enfermedad de Parkinson (EP) y enfermedades priónicas. La expresión excesiva de glutamato en el cerebro en asociación con el autismo, la EA y otras enfermedades neurológicas podrían explicarse por la deficiencia de Mn.

La superóxido dismutasa del Mn protege a las mitocondrias del daño oxidativo y la disfunción mitocondrial es una característica clave del autismo y el Alzheimer. La síntesis de sulfato de condroitina depende del Mn, y su deficiencia conduce a la osteoporosis y osteomalacia. Los lactobacilos, que son deficientes en el autismo, dependen de forma vital del Mn para la protección antioxidante.

Los probióticos Lactobacillus pueden abordar la ansiedad, que es una comorbilidad del autismo y el síndrome de fatiga crónica. La reducción del intestino Lactobacillus conduce al crecimiento excesivo del patógeno, Salmonella, que es resistente a la toxicidad del glifosato, y el Mn también tiene una función al respecto. La motilidad del esperma depende del Mn, y esto puede explicar en parte el aumento de las tasas de infertilidad y defectos de nacimiento».

Glifosato como posible carcinógeno
En 2015, la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer de la Organización Mundial de la Salud reclasificó el glifosato como un probable carcinógeno humano y, desde entonces, se siguen reportando resultados perturbadores. Pero el problema para enfrentar los verdaderos peligros es el mismo que ocurre con la industria farmacéutica y otras industrias con gran influencia.

La “investigación” es financiada por las compañías que fabrican el producto, los académicos reciben grandes sumas para defender la seguridad de tales productos y se ocultan los datos incriminatorios. Así es cómo BMJ describió recientemente el problema para obtener un panorama real de los peligros del glifosato: La participación oculta de la industria surgió en las evaluaciones de la Efsa, la Reunión Conjunta sobre Residuos de Plaguicidas de la ONU y la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos. La presión por parte de la industria fue muy extensa y quedó documentada.

Aunque es difícil de cuantificar, es probable que la presión haya influido en el resultado de algunas de estas evaluaciones, la cobertura de los medios de comunicación y haya llevado a los funcionarios del gobierno de los Estados Unidos a cuestionar el apoyo de la IARC/OMS».

Un final feliz para la familia DiChiara
Después de seis meses de comer alimentos orgánicos y eliminar todos los pesticidas, productos químicos y transgénicos de su alimentación, los problemas de salud de la familia DiChiara mejoraron rápidamente.

«En unas pocas semanas, experimentamos cambios significativos y todos los síntomas de cada uno de los miembros mejoró», dice DiChiara acerca de la transición de su familia hacia los alimentos orgánicos.

«Fue en poco tiempo comparado con el tiempo que pasamos sufriendo», dice. Después de seis meses, las afecciones y síntomas de la familia habían desaparecido. Estamos esquivando «el experimento humano», dice DiChara de manera muy clara. Otras familias y niños que se observan en el documental también obtuvieron resultados milagrosos una vez optaron por lo orgánico y sacaron las toxinas de su alimentación.

Sin embargo, los alimentos tóxicos están en todas partes y en realidad son la norma. «Es difícil creer que los alimentos que se ven tan bien y saben tan bien puedan ser perjudiciales», reflexiona DiChara hacia el final del documental, y agrega que, aunque los alimentos orgánicos son un poco más caros, son mucho menos costosos que tratar las enfermedades crónicas que se derivan de los alimentos tóxicos.

Una excelente moraleja de este gran documental es que los consumidores deben buscar no sólo una, sino dos etiquetas en los alimentos que compran. Por supuesto, la etiqueta de libre de transgénicos es valiosa, pero no necesariamente significa que el alimento no haya sido rociado con productos químicos antes de ser cosechado. Los alimentos también deben llevar la etiqueta U.S. 100% Organic para que los consumidores estén seguros de su pureza.

* Joseph Mercola es un médico norteamericano que promueve los tratamientos alternativos de la salud. Sus artículos diarios se traducen a varios idiomas y cuenta con miles de seguidores en todo el mundo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

quince − 1 =