El memorable 30-30-40

0
624

Tal vez pocos recuerden el fructífero esquema que idearon entre finales de los 80s y principios de los 90s del siglo pasado los desaparecidos Banrural, Anagsa y algunos presidentes de Comisariados Ejidales, denominado 30-30-40, para obtener pingües ganancias con los presupuestos agropecuarios.

Ese esquema significaba que los funcionarios encargados del reparto del dinero en Banrural y Anagsa simulaban desastres agropecuarios en distintas regiones del territorio nacional para indemnizar supuestamente a los ejidatarios con la anuencia del respectivo presidente del Comisariado Ejidal.

Sólo que el dinero correspondientes se lo repartían en partes proporcionales: 30 por ciento para el comisariado ejidal, igual porcentaje para el funcionario de Banrural, y 40 restante para el de Anagsa.

Este esquema pronto se modificó. Sacaron de la jugada al comisariado ejidal y Banrural y Anagsa se quedaron con 50 por ciento, equitativamente.

Sin embargo, como siempre existe un ganón. Anagsa rápidamente se dio cuenta lo fácil que había sido borrar de la jugada al comisariado e hizo lo mismo con el funcionario de Banrural. Así, se quedó con el 100 por ciento de las ganancias.

Banrural y Anagsa desaparecieron en medio de fuertes escándalos de corrupción.

Dieron paso a nuevas instituciones con similares fines de ministración de financiamiento y aseguramiento para tierras y cabezas de ganado, pero con estructuras distintas y saneadas.

Esto que cae en el renglón de la anécdota también se da en las listas de beneficiarios de los dineros para el campo.

En el primer padrón de cafeticultores que elaboró la Secretaría de Agricultura (Sagarpa) cuando apareció el Procampo, encontró que en la lista de productores del aromático había taxistas, carniceros, albañiles e infinidad de oficios donde los enlistados no cultivaban ni un grano de café, pero sí recibían los apoyos destinados al café.

Hay otros casos más. Las historias son abundantes y se dan en todo el campo mexicano.

Esto viene a cuento porque el titular de la Sagarpa, José Calzada Rovirosa, anunció esta tarde que habrá una depuración de los padrones de productores que tiene actualmente la dependencia federal.

No es la primera que se hace. En otras administraciones también se han revisado esos padrones y, por lo general, siempre se encuentran sorpresas, porque lo que el gobierno federal dedica al campo no es cualquier cosa.

Se trata de 15 mil millones de pesos para este año en beneficio de alrededor de 3 millones de propietarios rurales.

El anuncio lo hizo al participar en la Semana Agroalimentaria donde indicó que se trabaja en corresponsabilidad para revisar y depurar los padrones de la dependencia.

El campo mexicano es prioritario y estratégico, por lo que incrementar las inversiones en este rubro «es una buena apuesta porque se generan alimentos suficientes, divisas, prosperidad y paz social», dijo ante empresarios, banqueros, diplomáticos y funcionarios públicos.

Para llevar a cabo el saneamiento citado, expuso que se trabaja en corresponsabilidad con diversos integrantes y representantes del sector productivo, entre ellos el Consejo Nacional Agropecuario (CNA), para revisar y depurar los principales padrones de la dependencia, como son Proagro Productivo, Progan, Propesca y Procafé.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ocho + 3 =