El Papa Francisco y los ministros de Agricultura que asisten a las reuniones del Grupo de los Siete (G7) acompañarán al director general de la FAO, José Graziano da Silva, en la ceremonia official, el 16 de octubre, en la Sede de la FAO, anunció este organismo internacional.

Mientras que, tradicionalmente, se entrega un mensaje de Su Santidad durante la ceremonia del Día Mundial de la Alimentación (DMA), el Papa asistirá, por primera vez, en persona y hará un llamamiento a la comunidad internacional para cambiar el futuro de la migración.

La presencia de los ministros de Agricultura del G7 dará testimonio del vínculo esencial que existe entre seguridad alimentaria, desarrollo rural y migración en la agenda política. Otros invitados especiales serán el comisario de la Unión Europea, Phil Hogan, y los responsables del Fida y el PMA.

Cambiar el futuro de la migración. Invertir en seguridad alimentaria y desarrollo rural
El mundo está en constante movimiento. Al día de hoy, y debido al aumento de los conflictos y la inestabilidad política, se han visto obligadas a huir de sus hogares más personas que en cualquier momento desde la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, el hambre, la pobreza y un aumento de los fenómenos metereológicos extremos relacionados con el cambio climático son otros factores importantes que contribuyen al desafío migratorio.

Los grandes desplazamientos de población hoy en día presentan desafíos complejos que exigen una acción a escala mundial. Muchos migrantes llegan a los países en desarrollo, creando tensiones donde los recursos ya son escasos, pero la mayoría, unos 763 millones, se trasladan dentro de sus propios países más que al extranjero.

Tres cuartas partes de las personas en situación de pobreza extrema basan sus medios de subsistencia en la agricultura u otras actividades rurales. La creación de condiciones que permitan a las poblaciones rurales, especialmente a los jóvenes, permanecer en sus hogares cuando sientan que es seguro hacerlo y tener medios de vida más resilientes, es un componente crucial de cualquier plan para emprender el desafío migratorio.

El desarrollo rural puede abordar factores que obligan a la gente a trasladarse creando oportunidades de negocio y puestos de trabajo para los jóvenes que no sólo están basados en los cultivos (como la pequeña producción lechera o avícola, el procesamiento de alimentos o las empresas de horticultura). También puede conducir a una mayor seguridad alimentaria, medios de vida más resilientes, un mejor acceso a la protección social, una reducción de los conflictos sobre los recursos naturales y soluciones a la degradación del medio ambiente y al cambio climático.

Al invertir en el desarrollo rural, la comunidad internacional también puede aprovechar el potencial de la migración para apoyar el desarrollo y aumentar la resiliencia de las comunidades de acogida y desplazadas, sentando así las bases para una recuperación a largo plazo y un crecimiento inclusivo y sostenible.

Lo que está haciendo la FAO
La FAO está colaborando con los gobiernos, los organismos de las Naciones Unidas, el sector privado, la sociedad civil y las comunidades locales para generar pruebas sobre los patrones migratorios y está fortaleciendo la capacidad de los países para abordar la migración mediante políticas de desarrollo rural. Asistimos a los gobiernos y a los asociados a medida que exploran el potencial de desarrollo de la migración, especialmente en términos de seguridad alimentaria y reducción de la pobreza.

Migración y los Objetivos de Desarrollo Sostenible
La migración es parte del proceso de desarrollo a medida que las economías pasan por una transformación estructural y la gente busca mejores oportunidades de empleo dentro de su país y más allá de sus fronteras. El desafío consiste en abordar los impulsores estructurales de los grandes movimientos de población para hacer que la migración sea segura, ordenada y regular. De esta manera, la migración puede contribuir al crecimiento económico y mejorar la seguridad alimentaria y los medios de subsistencia rurales, favoreciendo así el progreso de los países en el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.


Datos rápidos

  • En 2015, había 244 millones de migrantes internacionales, 40% más que en 2000.
  • En 2013 se estimó en 763 millones el número de personas que se trasladan dentro de las fronteras nacionales, lo que significa que hay más migrantes internos que migrantes internacionales.
  • Alrededor de un tercio de los migrantes internacionales tiene entre 15 y 34 años. Casi la mitad son mujeres.
  • En 2015, los migrantes enviaron más de 600,000 millones de USD en remesas a sus países de origen. De ellos, los países en desarrollo recibieron cerca de 441,000 millones de USD, casi tres veces la cuantía de la asistencia oficial para el desarrollo.
  • Gran parte de los migrantes proviene de zonas rurales, donde más del 75% de los pobres y de la población que padece inseguridad alimentaria del mundo dependen de la agricultura y de los medios de subsistencia basados en los recursos naturales.
  • La mayoría de los migrantes, ya sean internacionales o internos, provienen de Oriente Medio y del Norte de África, Asia Central, América Latina y Europa del Este.
  • En 2015, 65.3 millones de personas en todo el mundo fueron desplazadas forzosamente debido a conflictos y persecuciones, entre ellas más de 21 millones de refugiados, 3 millones de solicitantes de asilo y más de 40 millones de desplazados internos.
  • Un cuarto de los refugiados mundiales reside en sólo tres países (Turquía, Pakistán y el Líbano).
  • En 2015, más de 19 millones de personas fueron desplazadas internamente debido a desastres naturales. Entre 2008 y 2015, un promedio de 26.4 millones de personas fueron desplazadas anualmente como consecuencia de catástrofes climáticas o meteorológicas.

Hacia el hambre cero
Los Embajadores de la FAO para el Hambre Cero se reunirán por primera vez y analizarán sus iniciativas para promover la acción a favor del Hambre Cero en sus respectivas regiones. Estos incluyen a Carlo Petrini, presidente de Slow Food (Europa); Guadalupe Valdez, economista y ex congresista (América Latina y el Caribe); Darine el Khatib, profesional de los medios de comunicación (Cercano Oriente), y Kanayo F. Nwanze, ex presidente del Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (África). Su Alteza Real la princesa Maha Chakri Srindhorn, embajadora del Hambre Zero para la región de Asia, también entregará un mensaje en vídeo. Durante el evento se presentará, asimismo, la publicación de la FAO “Hacia el hambre cero”, que explora las iniciativas de la FAO para acabar con el hambre y la malnutrición en los últimos 72 años.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × dos =