Control Biológico de mosca del vinagre de alas manchadas

0
15

Ciudad de México, 9 de junio de 2019.- Con el objetivo de capacitar y dotar a los productores de las herramientas que les permitan prevenir y controlar plagas que afectan a los cultivos de frutillas, el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) realizó el “Taller de Avances en el Desarrollo de Tecnología de Control Biológico de la mosca del vinagre de alas manchadas Drosophila suzukii 2019”.

Al encuentro realizado en el Centro Nacional de Referencia de Control Biológico, ubicado en Tecomán, Colima, asistieron productores y técnicos de empresas comercializadoras de frutillas y especialistas del organismo de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader).

Los principales temas abordados fueron la identificación y biología de la plaga, la importancia y el reconocimiento de sus enemigos naturales, además, los participantes conocieron los resultados de las evaluaciones de efectividad de parasitoides en campo.

También, se llevó a cabo una práctica de reconocimiento de caracteres distintivos de la mosca y sus parasitoides, así como uso y manejo de hongos entomopatógenos (que enferman a los insectos) para el control de la plaga y el resultado de las evaluaciones de efectividad de esta técnica.

La Drosophila suzukii es un insecto originario del sudeste asiático que ha invadido países de América, Asia y Europa. A diferencia de otras moscas del vinagre, que se alimentan de fruta podrida, este insecto lo hace del fruto temprano, durante la etapa de maduración. Ataca principalmente a frutas de verano blandas y rojas o de tonos rojizos, como fresas, cerezas, arándanos, frambuesas, moras, ciruelas y melocotones, entre otras.

En México, se utiliza el Control Biológico para reducir su población, lo cual contribuye a disminuir el uso de productos químicos en la producción agrícola y permite incrementar la productividad en el cultivo de vegetales.

El control biológico consiste en disminuir las poblaciones de organismos perjudiciales con el uso de los organismos vivos que son reconocidos como sus enemigos naturales, como los insectos entomófagos (que se alimentan de insectos), los parasitoides (insecto cuyas larvas se desarrollan en el interior del cuerpo de otro) o los hongos entomopatógenos, con la finalidad de coadyuvar al combate de plagas con técnicas amigables con la salud humana y el medio ambiente.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 4 =