Cabañas ganadoras con nombres ingeniosos, conoce la historia de cada uno

0
8

Buenos Aires, Argentina, 17 de noviembre de 2021.- Reciben premios y reconocimientos por su apuesta a la calidad y al trabajo. Día a día piensan en la mejora continua. Le ponen el alma y corazón, porque esa es su vida, su marca indeleble, su pasión. Así, con esa fórmula aparentemente simple, pero bien contundente y constante, las cabañas exhiben, año a año, lo mejor de la ganadería argentina.

Varias de ellas fueron a la Exposición Nacional de Razas, la megamuestra que organizó Expoagro del 24 al 29 de octubre pasado, en el predio de la Sociedad Rural de Corrientes, y resultaron galardonadas en una muestra que marcó un hito en la agenda agroindustrial, porque unió las nacionales de Braford, Brangus, Brahman y Caballos Criollos en un solo lugar. De paso, registró el gran regreso de las “exposiciones” del campo argentino.

Pero detrás de cada una de estas cabañas hay lugares llenos de sentimientos, que tienen una identidad y un origen que se asienta sobre un homenaje a los integrantes de sus familias, a la zona geográfica de pertenencia o, en casos excepcionales, al azar.

El porqué del nombre
Con lógico orgullo, cada uno de los cabañeros consultados contó cómo surgió ese nombre que, con el paso del tiempo, se transformó en su propia marca y sello.

La cuestión sanguínea aparece en el primero de los testimonios. Diego Zago -cuya cabaña “Las Dos A” obtuvo el premio al Gran Campeón Macho de Brangus- cuenta que “el nombre se eligió en honor a los abuelos, Antonieta y Aldo, que son los que hicieron todo el capital”. Añade: “Comenzamos en el 2008 con este emprendimiento, que está ubicado a cuarenta kilómetros al sur de Villa Angela (Chaco)”.

Bien diferente es el caso de la Cabaña cordobesa ‘El Porvenir’, que se llevó el premio a la gran Campeona Hembra Brangus. En palabras de su propietario, Walter Orodá, el origen del nombre “viene por una serie de coincidencias en campos que adquirimos por la zona. Justamente ambos establecimientos se llamaban El Porvenir. Conjuntamente, con estas coincidencias, allá por el 2007, cuando decidimos comenzar con la cabaña, la encaramos como un proyecto a largo plazo, en el que se involucró toda la familia y de ahí el pensamiento de esta empresa con un gran porvenir”.

En el cierre, con cierta picardía y sinceridad, sostuvo: “Es un poco casera la explicación, pero la verdad es que nunca antes nos habíamos puesto a pensar sobre el tema”.

Entonces vuelve a aparecer la necesidad del homenaje a un ser querido, a esos antepasados que dejaron huella. Así lo reflejan claramente desde la Cabaña ‘La Cristina” -en la provincia de Santa Fe, desde donde salió el Gran Campeón Macho de Brahman-. En este marco, Raúl Franchino detalla sintéticamente que “el nombre fue elegido en honor a mi bisabuela Cristina Boero”.

El origen está en la geografía
La cuestión geográfica determina la producción, pero también suele ser inspiradora para darle una identidad a lo que se emprende. Así es el caso que relata Gustavo Enrique Olmedo -de la Cabaña ‘El Ceibalito’ (provincia de Salta), que se quedó con el premio a la Gran Campeona Hembra de la raza Brahman-. “El nombre se debe a que estamos situados en el departamento de Anta, a orillas del río Juramento, donde predominan los ceibos”, puntualiza.

También la historia del lugar y el origen de los impulsores dice presente para dejar su sello en la denominación del más que centenario establecimiento. Lo resume Martín Miretti -propietario de la Cabaña Pilagá, que tuvo su premio con el Gran Campeón Braford- al contar que “Pilagá tiene su origen en los indios de Formosa y el logo simboliza un bote, porque los dueños eran oriundos de Bélgica y la fundaron en el año 1857”.

Entre los comienzos diversos aparece lo que narra Marcos Nascimbene, de la Cabaña ‘Marcaojo’, desde donde llegó la Gran Campeona Hembra Braford. “La cabaña se había creado hace más de 60 años. Supongo que el nombre es porque la marca de propiedad tiene forma de ojo, entonces es muy común que las cabañas adopten el nombre de la forma de la marca que va en los animales”, sostiene.

Por último, se consultó también a los cabañeros de Caballos Criollos. De manera concreta, Caio Mato Meabe -de la Cabaña ‘La Estrella’, que se llevó el premio al Gran Campeón Macho- refiere que “ese nombre está puesto desde 1964, porque el campo donde empezó se llama así”.

Finalmente, Carlos M. Braida -de la Cabaña ‘El Divisadero’ (Ayacucho, provincia de Buenos Aires), ganadores con la Gran Campeona Hembra- indica: “El Divisadero, campo de mí propiedad, tiene una lomada de dónde se divisa todo el terreno. De allí su nombre”.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

seis − uno =