La Asamblea Legislativa del Distrito Federal (Aldf) aprobó, por unanimidad, sumar a la Ciudad de México a la iniciativa internacional: “Un Día Sin Auto”, que establece que cada 22 de septiembre dejen de circular vehículos oficiales y convocar a los ciudadanos a no circular.

El promovente de este dictamen, Víctor Hugo Romo Guerra, destacó que con esta aprobación se avanza hacia la consolidación de una nueva cultura de la movilidad sustentable en la Ciudad de México, donde la prioridad sea el cuidado del ambiente.

¿En qué consiste esta medida?
Esta medida obliga a que cada 22 de septiembre:

Todos los vehículos oficiales que no estén dedicados a la atención de emergencias ni servicios fundamentales como ambulancias, camiones de bomberos y algunas patrullas de seguridad, dejen de circular de manera obligatoria.

Asimismo, contempla la creación de Oficinas Delegacionales de Movilidad que contribuyan a diseñar, optimizar y generar políticas públicas en materia de movilidad sustentable”.

A los ciudadanos…
Además, el dictamen prevé convocar ese día a todos los ciudadanos a sumarse a esa medida y opten por transportarse en bicicleta, transporte público o caminando, señaló.

Según la Wikipedia, el Día Mundial Sin Automóvil (Dmsa) fue originalmente una iniciativa para desincentivar el uso del automóvil, al ver que su uso a gran escala está produciendo daños en el medioambiente. En dicha jornada se hace un llamado a los ciudadanos a dejar este medio de transporte por un día y probar nuevos medios de desplazamiento. Aunque la idea ya venía de años antes, fue en la década de 1990 cuando comenzó a adoptarse en algunas ciudades. Se celebra el 22 de septiembre, aunque en algunos países varía dicha fecha para crear incluso semanas dedicadas al tema.

A partir de la crisis petrolera de 1973 comienzan a aparecer las primeras ideas para desincentivar el uso del automóvil y promover medios de transporte más eficientes. Sin embargo, no fue sino hasta octubre de 1994 cuando se organizaron las primeras jornadas sin automóviles.

En un principio las ciudades de Reikiavik, Islandia; La Rochelle, Francia, y Bath, Reino Unido, tomaron la iniciativa de aplicar el Día Sin Automóvil. Como campaña a nivel nacional, el primer país en aplicarlo fue Gran Bretaña, en 1997.

En el año 2000 se constituyó como una iniciativa europea por la Comisión Europea. El mismo año se tomó como día mundial y se implementó en Europa extendiéndose las actividades por una semana (“semana de la movilidad”).

Actualmente, Bogotá y Medellín, Colombia, tienen la mayor celebración del Día Mundial Sin Automóvil del mundo, estableciéndose a través de un referéndum la prohibición de circular por la ciudad de cualquier automóvil particular. La implementación del Día sin Carro en Bogotá se dio por primera vez en 2000 durante la alcaldía de Enrique Peñalosa, con oposición de algunos concejales como Armando Benedetti.

La administración distrital actual de Gustavo Petro ha promovido la realización repetida del Día sin Carro en 2015, llevándose a cabo varias veces: el 5 de febrero, 22 de abril, y más recientemente el 22 de septiembre de 2015. En otras ciudades colombianas también se lleva a cabo esta jornada en diferentes fechas.

En México, empezó a celebrarse el Día Mundial Sin Automóvil de manera más formal en 2014. En la Ciudad de México, el primer cuadro de la capital del país permanece cerrado a vehículos automotores durante la mayor parte del día permitiendo el acceso a las calles únicamente caminando o en bicicleta. Torreón, Coahuila, es una de las ciudades que se han sumado a esta celebración.

Al hacer un llamado a los ciudadanos a no usar el automóvil este día se esperan ciertas ventajas y, al mismo tiempo, se despiertan críticas.

Ventajas:

  • Hacer ver a las personas que existen otras posibilidades de transporte que no sea el automóvil.
  • Estudiar qué pasa y cómo funcionan los medios de transporte público y analizar el comportamiento de la sociedad.
  • Incentivar el uso de transportes eficientes y sustentables, ya que las grandes ciudades no dan abasto con la creciente cantidad de automóviles.
  • Disminuir la contaminación sustancialmente y evidenciar el impacto de vehículos automotores de combustible fósil en su rol contaminante del aire.

Al contrario de restricciones por días, como el Pico y Placa en Bogotá, esta jornada limita todos los vehículos, evitando que gente que ha comprado varios vehículos para evitar restricciones por número de placa puedan utilizar ese mecanismo de escape.

Inconvenientes:

  • Los ciudadanos que dependen del automóvil para sus negocios pueden ver limitados sus ingresos al no poder emplearlo.
  • En ciudades con alternativas subóptimas de transporte público, el comercio puede ver reducidas sus ventas, ya que los ciudadanos no realizan sus desplazamiento con la misma eficiencia de siempre.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí