Durante este mes y principios de agosto, Nanacamilpa, un poblado tlaxcalteca, se convierte en el mayor imán para miles de vacacionistas que desean vivir la experiencia única de su vida: pasar una noche con las luciérnagas.

Según la Wikipedia, las luciérnagas pertenecen al género de los lampíridos, familia de los coleópteros polífagos. También se les conoce como bichos de luz, caracterizados por su capacidad de emitir luz (bioluminiscencia). Existen más de 2,000 especies. Muchas se pueden encontrar en pantanos o en las áreas húmedas y boscosas, donde sus larvas tienen una fuente de alimento abundante. Son coleópteros de cuerpo suave relacionados a las familias Lycidae, Phengodidae y Cantharidae, con distribución mundial de, al menos, 1900 especies conocidas.

La característica más distintiva de los lampíridos es su cortejo nocturno, el cual consiste de un diálogo complicado entre los machos y hembras de una especie. Típicamente los machos patrullan en busca de pareja con un vuelo característico mientras emiten secuencias de destellos de luz especiales en cada especie. Las hembras de la misma especie pueden responder con destellos específicos y así el apareamiento puede ocurrir.

En las noches cálidas es posible ver a las luciérnagas hembras iluminarse para atraer a los machos que sobrevuelan. Si se sienten amenazadas, desactivan la luz. Generan luz mediante un órgano especial ubicado bajo la cutícula, situada en la parte inferior del abdomen, en intervalos de 6 a 8 segundos. Esta luz se produce por un proceso de oxidación de la luciferina en presencia de la enzima luciferasa, que ocurre muy rápidamente. Este proceso recibe el nombre de bioluminiscencia y emite una luz brillante con poca elevación de la temperatura. Algunas especies la emiten con esquemas definidos de variación en los intervalos y el número de destellos.

Este fenómeno natural se da en el poblado tlaxcalteca citado donde cada año millones de luciérnagas se refugian en su santuario, en los bosques de Tlaxcala cuando la temperatura baja y llueve, la humedad está presente y el olor a pino perfuma el ambiente.

De hecho, el fenómeno inicia desde el mes pasado, pero es en julio y primeros días de agosto cuando esos bichos de luz convierten la obscuridad nocturna en un espectáculo de luces. Estos coleópteros visitan los municipios de Nanacamilpa y Españita para reproducirse gracias a que esta área de más de 200 hectáreas ofrece las condiciones ideales de humedad y alimentación para las larvas. El avistamiento inicia a las 8:30 de la noche y dura aproximadamente una hora. Sin embargo, la magia empieza desde que te insertas en el frío bosque de coníferas de esta reserva natural, acompañado por el silencio de la noche y un guía experto. Una vez que arribas a la zona donde se encuentran los bichos de luz podrás admirar a las hembras iluminarse para atraer a los machos y fertilizar sus huevos, mismos que depositan en la tierra. La postal que brinda la bioluminiscencia de esta especie, aunada al brillo de las estrellas, es simplemente increíble.

El santuario cuenta con dos accesos principales. Se ubica cerca de la ciudad de Tlaxcala. Cuenta con hoteles ecológicos para vivir una verdadera experiencia en contacto con la naturaleza. Uno de ellos es el Eco-Hotel Piedra Canteada que cuenta con ocho cabañas bien equipadas; otro, Villas del Bosque de Santa Clara que además de ofrecer cabañas, tiene área de camping para descansar junto a una fogata. Otra opción es el Eco-hotel Laguna Azul que se localiza cerca de la comunidad de San Felipe Hidalgo, donde se consigue una vista inigualable a la laguna.

Nanacamilpa se localiza en el oeste del estado de Tlaxcala en los límites con el de Puebla. A 23 kilómetros por la carretera federal 136 México-Veracruz. Limita al oeste y al norte con el municipio de Calpulalpan, al este con el municipio de Españita y el de Sanctórum de Lázaro Cárdenas, al sur limita con el municipio de Tlahuapan.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí