Piedra bola

0
14
Luna de mediodía. (Serie “Luna” Acrílica sobre cartulina)

En el sabor fortificante de un café llanero
y un mordisco al contamal
bullía el recuerdo de la estancia
para recrear aquella sonrisa
acurrucada bajo un centón
con calor de esperanza…
aromas de amanecer
a la sombra cambiante de la aborregada cúpula…

Alguna vez llegamos a la ceremonia con el calzado desastrado y un ramo de flores sin fragancia en las manos, la calidez sonora de un nombre y la trémula ilusión de merecer un futuro.

Lluvia pertinaz concentrada
en el amplio universo del macetón de barro vidriado
con crujido de helechos
y el susurro de unas ondas malogradas en el cause
atormentado por un Sol de ocaso…

El adoquinado evidencia la lluvia nocturna
y los vástagos de la renovación
realzan los colores
con el fresco canto del tzentzontle
contrastados en el albor bermejo.

Abrumado por la oración ascendente ―piedra, madera y cristal emplomado― traspuse la plegaria labrada sobre la puerta principal, obra surgidas del talento, conocimiento y destreza de miles de artesanos calificados en las logias al impulso de sus penas, alegrías, hambres y saciedades, cansancio y  desvelos, sueños y realidades… cientos de seres desarraigados, sin nombre, sintetizados en el de dos o tres Sublimes Maestros Constructores. La oración sofocada fue en pro de aquellos desconocidos que hoy estremecen mi interior con la plegaria silente de su creación.

… El café ya frio en la taza, un cigarrillo consumido a medias, las páginas de un libro apenas ojeado, las manos inútiles en esta tarde húmeda de otoño… Su voz viene en canción una y otra vez forzada a la repetición… El viento no refresca el pasado, las horas ―pasmadas― palpitan otra vez las notas de una Sinfonía Inconclusa.

Venga la lluvia para reanimar al limonero y cristalizar el arrullo de la torcacita entre el vuelo de cocuyos; el roce de la brizna surgido en el cañaveral rememora unos ojos adormilados yacentes en el discreto rebullir en una taza con café y un cigarrillo abandonado en burdo cenizal… Aún llueve.

El viento impone cadencia y destino
a la hojarasca;
la arrastra, la eleva,
la gira a diestra y siniestra
y ya destrozada hasta el origen
―polvo en el polvo del polvo―
irrita los ojos de Hortensia
bajo el paño de un recuerdo clandestino.

Anuncio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí