Patolín

0
19

Conde Pátula (Count Duckula) es una producción inglesa (extensión de Danger Mouse) transmitida a partir del 6 de septiembre 1988 y cerrada el 16 de febrero de 1993. Consta de 65 capítulos para dos temporadas ―30 capítulos componen la primera era y otros 35 para la segunda temporada y final―. Aun en venta en 4 discos compactos para cada temporada[1]. Curiosamente, la mayoría de la animación de los capítulos ―salvo unos pocos realizados en el Reino Unido (sin especificar dónde)― corresponde a una labor en tierra española.

Pátula es una creación y realización de Brian Cosgrove y Mark Hall por la compañía denominada Cosgrove Hall Films para Thames Television. La parodia del novelesco personaje bebedor de sangre de doncellas instaurado por Bran Stoker poseen las voces principales, en inglés: Conde Duckula, David Jason; Igor, Jack May; Nanny y Dimitri Brian Trueman; para el Dr. Von Goosewing y la de Sviatoslav, Jimmy Hibbert… en español y el mismo orden: Pátula (cariñosamente denominado Patolín por Nanny ―un pato vegetariano, verde y macrocéfalo―) Luis Alfonso Mendoza Soberano; Igor ―mayordomo ancestral en la serie de malévolos condes―, Álvaro Tarcicio; a la lerda Nana la caracterizó Carmen Donna-Dío… los tres ya fallecidos; la voz del doctor Patoven corresponde a Jorge Roig y la dicción tenebrosa de Miguel Ángel Ghigliazza corresponde a la del narrador. En el reparto surgen de un reloj cucú dos personajes de origen ruso: Sviatoslav y Dimitri, dos murciélagos de madera cuyo aporte es el de narrar ―sin venir a cuento― chistes simplones, bobalicones; el castillo que a más de ser la casa habitación del Conde, es el medio de transporte para el traslado de los personajes; el recurrente el doctor Von Patoven (Von Goosewing) con su alter ego, el imaginario ―y mudo― Heinrich… los cuatro cuervos ladrones (Miguel, Lalo, Braulio y el Jefe)… Gastón y Pierre… Contrario a lo convencional vampírico, el ataúd/puerta temporal y espacial del Conde Pátula está en posición vertical, en la versión mexicana, Pátula, por alguna extraña ligazón es sobrino del vampiro Germán Dobles. El Conde Pátula es descendiente de una larga de caballeros, magos, científicos, artistas, egiptólogos… etcétera, que en ninguna de sus reencarnaciones recuerda su presencia anterior.

“… el actor de doblaje Luis Alfonso Mendoza, quien realizó la voz para Hispanoamérica del Patolín, destacó que el sarcasmo y humor de la caricatura en esta versión en español, tuvo mucho que ver con el equipo mexicano. ‘Me tocó trabajar en esta serie cuando aún se hacia el doblaje de antaño, con todos los actores en el atril al mismo tiempo, así que lo que no se le ocurría al señor Álvaro Tarcicio (qepd), quien interpretaba a Igor, se nos ocurría a nosotros. También estaba la señora Carmen Donna-Dío (qepd), que era Nanny, la “Gordis” con el brazo derecho en cabestrillo que es el dispensador de todo lo concebible e inconcebible. Afortunadamente la serie fue muy bien aceptada. Había un poco de doble sentido, para que lo entendieran los adultos sin ofender a los niños’…”[2] de ahí que, ante la tentación de soltar algún comentario “colorido”, Patolín aclara, recurrentemente, tratarse de un programa para los chiquillos.

Dice la voz terrorífica del presentador: “El Castillo Pátula ha albergado durante siglos a una cruel dinastía de malvados patos vampiro: los condes de Pátula. Se dice que a estos seres horrendos se les puede destruir clavándoles una estaca en el corazón o exponiéndolos a la luz del Sol; sin embargo, esto no es suficiente ya que vuelven a la vida a través de un rito secreto que se realiza cada siglo cuando la Luna se encuentra en la octava casa de Acuario.

―Sangre de ala de murciélago ―pide Igor―.
―Iré por ella ―ofrece Nanny―.
―La última reencarnación no resultó ―concluye el narrador―.
―Salsa de tomate ―gime sorprendido Igor―.
―¡Oooh! ―exclama contrita Nanny―.
En el Salón de la Batifama del lejano Transilvania no hay un vampiro igual al
¡Conde Pátula!
El no muerde ni hace mal y se espanta hasta de un vegetal pero es un buen amigo el gran
¡Pátula!
Si no encuentras diversión aquí está la solución, sólo tienes que llamar a[3]
¡Pátula!
¡Ji, ji, ji! soy el Conde Pátula. ¡Ji, ji, ji!…[4]; al final de cada capítulo surge la amenazante frase de

“La serie ha sido emitida por el Canal 5 (XHGC) de Televisa, por primera vez en 1988 y hasta 1991, después en 1995 aproximadamente y en esporádicas ocasiones en el año 2000, hasta 2006. Fue propuesto para su emisión regional a través de las estaciones afiliadas a Televisa Regional. Se reestrenó en 2013 por Cadena Tres en la barra infantil del fin de semana (como dato curioso es de las pocas series animadas europeas transmitidas por Televisa que obtienen un éxito de nivel medio-alto, asimismo se ha vuelto una serie de culto en el país y en Latinoamérica debido a sus esporádicas emisiones.”[5] Un nimio detalle empobrece a la serie de “El Conde Pátula” con respecto a los patrones “humorísticos” de la actualidad, su comicidad resulta de una inocencia incómoda.


[1] Si no es uno sumamente exigente con la calidad de la reproducción, en el sitio YouTube están los capítulos de esta serie.
[2] Nancy Méndez. “El Conde Pátula”, vampiro vegetariano. Excélsior, publicado el 6 de septiembre del 2018. Visitado el 24 de junio del 2020.
[3] Las itálicas determinan la canción correspondiente a la Introducción de los capítulos.
[4] Texto, diálogos y canción introductoria para los capítulos de la serie.
[5] wikipedia.org, visitado el 1 de julio del 2020. Queden a manera de referencia incompleta: Lilihana Lara Arévalo: La magia del Conde Pátula: por todos estos personajes amamos tanto la serie; Chaya, El Conde Pátula: risa vegana inmortal, (aunque en el caso de la versión mexicana del Conde Pátula, él pide un vaso con leche para su cena y eso contraviene los principios del veganismo); sin firma, el texto aparecido en elnoti.com con el título: Los 6 personajes del Conde Pátula  que seguro no recuerdas y otras reiterativas, sumamente parcas e inclusive realizadas con base a las mencionadas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho − nueve =