Hija del Romance

0
14

“En un repaso por el romancero tradicional español […] hay algunos en los que la mujer se ofrece al hombre, como [en] ‘Gentil dama’, o ‘La infantita’; en otros se burla de quien intenta violarla ―’Niña’―, mata al marido ―’Laudarico’―, o bien, da muerte al amante que a su vez mató al marido ―’Marquillos’―; si fue raptada da muerte al raptor ―’Rio Franco’―, o incluso llega a matar al hombre que se niega a contraer matrimonio con ella ―’Mariana’―…” [1]

“A las primeras canciones que se consideraron propiamente de México, allá por los siglos XVII y XVIII, se les dio el nombre genérico de sones. ‘Cuando los historiadores de la música mexicana se refieren a los inicios de la música popular mexicana, se remiten por unanimidad al año 1785 como la primera aparición pública  y notoria de los famosos ‘sonecitos del país’ durante el virreinato de don Fernando de Gálvez, o sea, 24 años antes del grito de Dolores’.” [2]

En 1985, para el sello Peerless, en el primer corte de la cara “B”, del disco en vinyl “Aquí está la mujer”, la chiapaneca Irma Serrano (“La tigresa ―de la canción ranchera―”) interpretó “La Martina” firmada por Rafael Carrión (Otras versiones la adjudican a Consuelo Castro ―el nombre de “La Tigresa” en el registro civil es Irma Consuelo Cielo Serrano Castro―, otras más a un autor desconocido o ya para fastidiar la poca paciencia, determinan la creación del trabajo a quien la interpreta, grabada por Irma en 1967 con “Los alegres del Terán”. Este corrido “ranchero” tiene también otras versiones sumamente populares con Antonio Aguilar, Francisco “El charro” Avítia, Los Polivoces… Del romance “La esposa infiel” [3] nacerá “La Martina”, una de las 100 hijas/versiones en 12 países con múltiples y mínimas variantes. [4]

“La versión del corrido de «La Martina» más conocida hoy en día procede de una grabación comercial fonográfica de fines de los años sesenta o principios de los setenta. Esta interpretación fue popularizada por Irma (Consuelo) Serrano (Castro) ―quien obtuvo el registro del corrido a su nombre como Consuelo Castro― y por el conocido interprete Francisco «Charro» Avítia. Estos artistas emplearon una variante tradicional ―quizá de origen oral― levemente modificada por Irma (Consuelo) Serrano (Castro). La autora seguramente aprovechó la práctica adoptada entre individuos cercanos a la industria comercial del disco fonográfico desde sus primeros años y que ha consistido en registrar a nombre propio los derechos de autor del repertorio de música tradicional en circulación oral. Como se podrá constatar, Irma (Consuelo) Serrano (Castro) realizó algunas modificaciones a «Blancaniña», romance ampliamente difundido en el mundo de habla hispana. Es factible pensar, por ejemplo, que por consideraciones métricas y lingüísticas, alteró el nombre de la protagonista y las cuatro silabas de Blan-ca-ni-ña, o bien Ca-ta-li-na, como se le conoce en algunas variantes del romance, renombrándola con las tres de «Mar-tin-na». La versión de (Serrano) Castro sufrió otros cambios importantes, tales como abreviar el episodio introductorio del romance en el cual la mujer recibe al amante, los requiebros y diálogos entre ellos y el intercambio de expresiones de pasión, así como la maldición al esposo ausente…” [5]

El origen determina inflexiones y términos ocasionalmente extraños en el diario convivir de un grupo humano. En la variada autoría asentada queda, además y con pena, la pésima costumbre de adjudicar la creación al intérprete, y ante ello uno pregunta ¿en dónde quedó la prudencia? ¿A quién corresponde fijar y exigir la mención acertada de la composición por más que en la cabina de locución y al realizador del original de la portada y contra del disco compacto les resulte asunto irrelevante?

[1] Anna María Fernández Poncela. Pero vas a estar muy triste y así te vas a quedar. Antropología Social. Instituto Nacional de Antropología e Historia. 2002. Páginas 72 y 73.
[2] Anna María Fernández Poncelas Historia de la música popular mexicana (Alianza Editorial Mexicana/Conaculta, 1989), cita a Yolanda Moreno Rivas en las páginas 74 y 75 de su obra “Pero vas a estar…”.
[3] Ver Romance de la esposa infiel en literatura104. Apuntes y tareas de Lengua y Literatura, Prof. Fabián Gatti. literatura104.wordpress.com Visitado el 28 de septiembre del 2018. Escuchar la versión al Romance de la Esposa de la Esposa Infiel con Alejandro Hermosilla. Disponible en youtube.com
[4] Anna María Fernández Poncelas. Opus citada, páginas 57 a 60.
[5] Luis Díaz G. Viana (coordinador). El corrido de la Martina o el romance de la blancaniña. Palabras para el pueblo, volumen I, pagina 239. Aproximación general a la Literatura de Cordel. Departamento de Antropología de España y América. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Madrid, 2000.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × dos =