ShareAmerica

Washington, D. C., 15 de abril de 2021.- Cuando Mena y Zena Nasiri estaban en la escuela primaria querían hacer un proyecto de clase sobre las mujeres musulmanas en la historia, pero pronto se encontraron con un obstáculo.

“Fuimos a nuestra biblioteca local y no pudimos encontrar ningún libro sobre mujeres musulmanas”, dijo Zena. “Esa fue la primera vez que nos dimos cuenta de que había una falta de diversidad y representación en los libros de nuestra comunidad”.

Las dos hermanas, que ahora cursan el tercer y último año de secundaria, respectivamente, se dirigieron a la Asociación de Padres de Alumnos de su escuela y pidieron fondos para comprar libros sobre mujeres musulmanas para todas las bibliotecas de su distrito escolar en Michigan.

La asociación aceptó, y con su ayuda Mena y Zena donaron 200 libros a cada una de las 21 escuelas.

Con ese éxito, crearon una organización no gubernamental, Girls of the Crescent (Chicas de la media luna creciente) para buscar libros sobre mujeres musulmanas fuertes y donarlos a las escuelas públicas de la zona.

Las hermanas descubrieron que estos libros no sólo eran algo deseado en su comunidad, sino en todo Estados Unidos y el mundo. Hasta la fecha, la organización ha donado más de 1,000 libros a 66 escuelas, bibliotecas públicas y mezquitas de Estados Unidos y a siete destinos internacionales, como Francia, Hong Kong, Marruecos, Nigeria y el Reino Unido.

Mena y Zena han investigado en Internet para reunir una lista de alrededor de 300 libros que retratan a mujeres musulmanas de influencia para donarlos o recomendarlos a los interesados.

Zena descubrió su novela favorita: “The Lines We Cross” (Las líneas que cruzamos), de Randa Abdel-Fattah, gracias a su investigación. El libro explora las experiencias de una joven musulmana que ha emigrado a Estados Unidos desde Afganistán.

Mena también lo leyó rápidamente. “Fue una experiencia increíble ver a un personaje como nosotros en un libro”, dijo Mena. “Nos devolvió a esa época de cuarto curso en la que no encontrábamos ningún libro sobre mujeres musulmanas y sentíamos que era un tema omnipresente”.

La respuesta ha sido abrumadoramente positiva. Mena y Zena dicen que están trabajando con las escuelas públicas estadounidenses para elaborar listas de lectura del plan de estudios de inglés que incluyan muchos de los libros que han encontrado y esperan que el movimiento se extienda más allá de la comunidad musulmana estadounidense.

Mena dice que la falta de representación no es sólo un problema para las mujeres musulmanas, sino también para los indígenas de América del Norte, las personas con discapacidades y otros grupos.

“Queremos que todo el mundo se vea en los libros. Pero como mujeres musulmanas, no nos sentimos capacitadas para hablar en nombre de otras personas, así que queremos orientar y enseñar a otros jóvenes a iniciar proyectos similares”, dijo.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

doce − 3 =