Las últimas emperatrices de China debutan en una exposición en EE. UU.

0
12

ShareAmerica

Washington, D. C., 19 de junio de 2019.- ¿Eran las emperatrices de la dinastía Qing prisioneras del palacio imperial? Probablemente no. En el contexto de su época, las esposas y consortes de los emperadores de la última dinastía china eran muy respetadas y poderosas.

Emperatrices de la Ciudad Prohibida de China, 1644-1912”, — una exposición en la galería museo de arte asiático del Instituto Smithsoniano de Washington, presenta amplia evidencia. La exposición coincide con el 40 aniversario del establecimiento formal de relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y China.

Obras de arte que colgaban en sus cámaras, objetos domésticos que manejaban a diario y espléndidas ropas que llevaban, son signo de mujeres de poder e influencia. Aunque en el contexto actual sus vidas podrían parecer restringidas, “tuvieron vidas muy activas”, dijo la curadora Jan Stuart.

Eran notables amazonas y arqueras que cazaban con el emperador. Sus adornadas zapatillas y zapatos de plataforma muestran su estatus manchú: No se vendaban los pies.

Y el emperador las escuchaba.

Los artículos que se muestran, como una corona adornada con gemas y plumas de martín pescador o un vestido con plumas de pavo cosidas entre el brocado de seda, son producto de una trabajada elaboración manual.

Las pinturas en la exposición muestran la influencia de artistas occidentales que trabajaban en la corte imperial. Los objetos y muebles son tan finos como los pertenecientes al emperador. Los sellos personales son indicadores de que las emperatrices ejercían autoridad. Juntos todos los artículos crean una imagen íntima de lujo y categoría.

La emperatriz viuda Cixi (1835-1908) fue la más poderosa de las cinco mujeres de las que se muestran objetos en la exposición. Donde otras emperatrices influyeron indirectamente, como consejeras, “ella tenía poder directamente en sus manos”, dice Stuart. Efectivamente, Cixi gobernó durante casi 50 años. Murió cuatro años antes de que terminara la dinastía Qing.

Una colaboración gratificante
La exposición, la primera de su tipo, es una colaboración entre el Museo Smithsoniano, el museo Peabody Essex, en Salem (Massachusetts), y el Museo de Palacio (Palace Museum) en Pekín. La mayoría de los artículos son del Museo de Palacio y nunca han sido vistos fuera de China.

La exposición se muestra en la Galería de Arte Freer y Galería Arthur M. Sackler del Instituto Smithsoniano. Debido a la posición de Sackler como uno de los principales museos de arte asiático, el Museo de Palacio permitió que el equipo estadounidense trabajara directamente con los objetos. “Estaban muy contentos de trabajar con nosotros”, dice Stuart, y añadió: “Se tomaron muy en serio las cosas que pedimos y nos prestaron lo mejor”.

Los museos del Instituto Smithsoniano en Washington y Nueva York habitualmente muestran exposiciones de todo el mundo, así como colecciones de historia natural, historia de Estados Unidos, aire y espacio, arte, e historia étnica y cultural.

El Museo de Palacio envió cosas para esta exposición sobre emperatrices que no habían prestado antes y es poco probable que vuelvan a prestar, según Stuart.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 + 7 =