ShareAmerica

¿Alguna vez te preguntaste cómo se mantienen en forma los atletas que entrenan para los juegos de invierno durante los meses de verano?

Los atletas de nivel mundial deben entrenar constantemente para mantener su ventaja competitiva, por lo que destacarse en un deporte de clima frío plantea desafíos singulares cuando los días se hacen más cálidos. El saltador de esquí estadounidense Kevin Bickner, que ahora compite en los Juegos Olímpicos de Invierno de 2018, adapta su rutina de actividad física y utiliza equipamientos distintos durante los meses más cálidos.

Bickner, de 21 años, rompió un nuevo récord de salto de esquí el 19 de marzo, con un vuelo de 244.5 metros (casi tres campos de fútbol en longitud) en una competencia en Vikersund (Noruega). Aunque no ganó, terminó en el decimoquinto lugar en su mejor marca personal, y se estableció como estrella en ascenso.

Bickner entrena en la misma pista todo el año cuando practica para sus carreras. En invierno se cubre de hielo y en verano con un sustituto del hielo: plástico o un tipo de cerámica particularmente duro.

Pero incluso durante los cálidos meses del verano estadounidense, Bickner necesita una superficie de aterrizaje similar a la nieve. “Utilizamos láminas de cerdas plásticas, parecidas a las de las escobas”, comenta. “De lejos, parece [césped] artificial. Y es muy similar a aterrizar en la nieve”.

El cambio de estación conlleva otros cambios para los saltadores de esquí. “Nuestro entrenamiento físico es muy diferente en verano y en invierno”, señala Bickner. Eso es porque una gran parte de nuestro deporte se relaciona con el peso del atleta.

“En verano pesamos un poco más y nos concentramos en hacernos más fuertes. En invierno tenemos que mantener la fuerza que desarrollamos durante el verano, y se dedica mucho tiempo al entrenamiento de las técnicas”.

Durante el invierno, cuando viajan y compiten, los saltadores de esquí pesan menos para ser más aerodinámicos, lo cual los ayuda a saltar más lejos. Los atletas realizan menos saltos de práctica en invierno debido a que sus agendas están repletas, explica Bickner.

Como muchos atletas, los saltadores de esquí recurren a la tecnología para mejorar.

“Nuestros entrenadores a menudo filman nuestros saltos y vuelos, y juntos analizamos los vídeos”, agrega Bickner. “Muchas de las colinas [de salto de esquí] ahora tienen wifi, así que enseguida podemos cargar nuestras filmaciones en [tabletas] iPad y computadoras portátiles, y observamos nuestros errores inmediatamente después de nuestras carreras”.

De cara a los Juegos Olímpicos de Invierno de 2018, que se llevarán a cabo del 9 al 25 de febrero de 2018, en Pyeongchang, en Corea del Sur, Bickner señaló cuando compita en Corea del Sur, también piensa disfrutar de la cultura coreana y conocer a sus compañeros atletas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × 5 =