¡Nada como la victoria, siempre!

0
16

Hoy fue un domingo eminentemente futbolístico. Se jugó la final de tres categorías mundiales: la femenina, Copa América y Copa de Oro.

Las gráficas físicas de los rostros de la victoria fueron clásicas, como también de los derrotados. Gracias a la magia de las redes sociales, simultáneamente al término del cotejo, se mostraron a todo el mundo esas muestra individuales y colectivas de vencedores y vencidos.

En Francia, donde se celebró la final femenil, las norteamericanas se llevaron el triunfo sobre las holandesas. Los goles de Alex Morgan y Rose Lavelle fueron la muestra más palpable de que en la vida, no hay nada como la victoria; el segundo lugar no cuenta. Pronto pasa a los olvidos de la memoria. Sólo queda el recuerdo de la quienes obtuvieron la victoria. Esto fue por la mañana.

Por la tarde, en Brasil, país anfitrión esta vez, se alzó con el triunfo de la Copa América (noveno trofeo que luce en sus vitrinas) frente al sorprendente Perú, por marcador de 3 a 1. Los autores de los goles fueron: Everton, Gabriel de Jesús y Richarlison, por los verdeamarella; Guerrero hizo el único tanto para la bicolor.

Por la noche, México convirtió en realidad su preferencia y se llevó la Copa de Oro a casa en cotejo celebrado en Chicago, Illinois, Estados Unidos, su contrincante. El único gol, más de tipo providencial, fue obra de Jonathan dos Santos, en la segunda parte del cotejo.

Lo mejor de la jornada dominical fueron los encuentros que realizaron las mujeres y la Copa América; la de Oro aún deja mucho que desear. Hay empeño, esfuerzo y corazón, pero todavía carece de técnica, al menos, no tanta como la que presentó Brasil y Perú.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 − 16 =