En México, donde las 53.9 millones de personas que tienen acceso a internet, nueve de cada diez cuentan con una red social, y el 58% de ellas está en el rango de los 6 a los 24 años de edad, es natural que los papás tengan más cercanía con sus hijos e hijas en estas comunidades virtuales que, de manera personal, revela el psicoterapeuta Hernán Paniagua.

Explica que esa cantidad de navegantes en la red, lejos de provocar preocupación, es una tendencia que las mamás pueden manejar a su favor, porque por medio de estas redes sociales están más presentes en la vida de los hijos.

“Facebook, Twitter, Instagram, WhatsApp, por mencionar algunas, son una valiosa herramienta con la que las mamás pueden monitorear las actividades de sus hijos e hijas, ya que pueden detectar el círculo de valores que prevalece entre sus amistades y, si algo ven mal, pueden actuar”, sostiene.

Paniagua recomienda que si una mamá observa una situación de riesgo con las redes sociales de sus vástagos, como el que sea constante la presencia de alcohol en sus fotografías, “nunca les reclame anteponiendo que se han dado cuenta por monitorear sus comunidades de amigos, ya que esto lo único que provoca es que el menor de edad lo bloquee y se pierda la confianza en el progenitor”.

Recomienda, en cambio, estos pasos a seguir en caso de que su hijo o hija estén poniendo en riesgo su salud o integridad.

  1. No confronte a su hijo o hija directamente sobre la situación.
  2. Mándele artículos o videos de interés relacionados con la problemática que observa, para sensibilizarlo del riesgo que corre.
  3. Escríbale un correo electrónico o un Inbox, donde le brinde su apoyo y lo invite a platicar sobre el tema sin recurrir en el reproche o el regaño. El objetivo es que le haga saber que está ahí por si desea compartir la situación.
  4. Pida que platique con él un amigo del menor o alguien que sea de su confianza, para que le ofrezca ayuda y, en especial, consulte la situación con un especialista adecuado para el tema.
  5. Sea una mamá y un papá presente. Siempre dese un tiempo para su hijo e hija en caso que le pida hablar con usted o si le manda un e-mail o un mensaje, respóndalo.

Hernán Paniagua considera como un error de los padres no estar abiertos a la tecnología y hace un llamado a las mamás y a los papás a sacar sus cuentas en las redes sociales para poder tener mayor acercamiento con ellos.

“Por medio de las comunidades virtuales, es más fácil que los padres puedan propiciar charlas que pueden parecer incómodas, si las tuvieran en persona, como el hablarles de sexo. Es tan sencillo como buscar información adecuada y compartírselas y luego la puedan comentar en persona para aclarar dudas”, señala.

El especialista hace notar que el Internet siempre será un lugar hostil para personas ingenuas y para menores de edad, “por lo que confía que con estas sencillas herramientas los padres puedan mejorar la comunicación con sus hijos e hijas en el proceso de acompañarles en el uso saludable de las redes sociales”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí