ShareAmerica

Mientras que millones de admiradores estarán fijándose en los competitivos patinajes en las pistas cerca de Pyeongchang (Corea del Sur), durante las Olimpíadas de Invierno 2018, los estadounidenses Don Moffatt y Brandon Klement estarán ocupados mirando el hielo en sí.

Como jefe técnico en hielos para el hockey, Moffatt ha viajado a Corea del Sur varias veces durante los dos años pasados, para establecer las pistas en el Centro de Hockey Gangneung y del Centro de Hockey de Kwandong donde se llevarán a cabo las competencias masculinas y femeninas. Moffatt y su asistente Klement han estado trabajando con el comité organizador de Pyeongchang para asegurarse de que el hielo esté listo.

Habrá torneos de hockey tanto masculinos como femeninos, con partidos casi todos los días durante los juegos, que culminarán con el encuentro final entre los equipos masculinos, el principal acontecimiento en el día de clausura.

Para fomentar el interés en este deporte, Corea del Sur puso en marcha un plan de inversiones con 20 millones de dólares tan pronto en cuanto Pyeongchang fue elegida para ser anfitriona de los Juegos Olímpicos hace siete años. Ello dio resultado. La cantidad de jóvenes que juegan al hockey ha aumentado de 879 a más de 2,000 en todo el país, y el equipo nacional masculino pasó del puesto 31 al puesto 18 en la clasificación mundial.

Con una creciente base de admiradores y una larga fila de talentosos patinadores establecida, el comité de Corea del Sur le pidió a Moffatt que creara instalaciones de alta calidad.

Credenciales óptimas
Tanto Moffatt como Klement han pasado sus vidas en el hielo. Cada uno de ellos creció jugando al hockey en la región de los Grandes Lagos [de Estados Unidos] y de adultos se dedicaron al mantenimiento de las pistas de hielo, con tal de estar cerca del deporte. Han trabajado para la Asociación de Pistas de Hielo de Estados Unidos, viajando por todo el país, para enseñar a los gerentes de las pistas cómo cuidar su hielo.

El trabajo en los principales puestos en ese deporte no es nada nuevo para ellos. Moffatt, que fue parte de la “brigada de hielo” en los Juegos Olímpicos de Turín en 2006 y en los de Vancouver en 2010, también ha cuidado las instalaciones de la Liga Nacional de Hockey [de Estados Unidos].

Le gusta ayudar a los competidores de élite. “Hemos estado trabajando con horarios y días de locura”, dijo Moffatt. “Cuando comiencen los juegos los días seguirán siendo largos, pero para nosotros esa es la parte divertida, la recompensa”.

Moffatt y Klement pintan una capa de pintura blanca más los límites regulares de la pista y las marcas entre las capas de hielo. Luego, durante los juegos vigilan constantemente las temperaturas en los centros de hockey para conservar la integridad del hielo. El hielo debe ser muy denso para resistir el gasto durante un partido de hockey y las condiciones climáticas y el tamaño de la multitud pueden suavizarlo. Emplean un agente congelante que corre por tuberías bajo la pista para ajustar el hielo a la temperatura perfecta.

A medida que su trabajo se fue intensificando recientemente los expertos en hielo esperan el momento de la gratificación, o sea cuando comiencen los juegos.

“Es mucho más divertido mirar, cuando el equipo de Corea juega, los fanáticos llegan y se congregan para apoyar a su propio equipo”, dijo Klement.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco − 4 =