El verano ardiente peruano

0
26

El Hemisferio Norte celebra estos días las fiestas de Navidad y Año Nuevo en medio del clásico ambiente gélido, frío, con nevadas, heladas y en algunos sitios con lluvias que en el norte de México se denominan zápatas y en otras regiones del mismo país se les conoce como cabañuelas. Son muy benéficas para la agricultura porque dan origen a gran parte de los cultivos del ciclo agrícola Otoño-Invierno, uno de los dos que registra, anualmente, México.

Por el contrario, en el Hemisferio Sur es verano, también clásico, por todo lo que conlleva esta estación caracterizada por días de asueto, cuyos habitantes se solazan en las playas de sus respectivos países o en las tradiciones regionales.

Este es el ambiente que priva en Perú, en lo climatológico. No es así en lo político, donde la Navidad resultó atípica.

Precisamente, en esa fecha de festividad universal, el presidente del país andino Pedro Pablo Kuczynski (PPK), indultó, por razones de salud humanitaria, al expresidente Alberto Fujimori Fujimori, quien purgaba una condena desde el 2010, por 25 años de cárcel, tras ser acusado de la muerte de 25 peruanos, durante sus administraciones presidenciales que se dieron entre 1990 al 2000, entre otros delitos más.

El indulto presidencial desató la furia de ciertos sectores políticos peruanos, al considerar que este hecho fue resultado de una maniobra política, tejida en lo oscurito, como pago por el resultado favorable en la discusión del Congreso nacional que, dos días antes había votado en contra de la vacancia presidencial del PPK.

La moción legislativa fue propuesta por la fracción fujimorista, que domina el Congreso peruano y que está convertida en la principal balanza (y, casi siempre, contradictoria) a las decisiones político administrativas de PPK.

La sorpresa que se tuvo en día de las discusiones legislativas sobre la vacancia de PPK la tuvo un grupo de 10 congresistas fujimoristas, encabezados por Keiji Fujimori, quienes votaron por la permanencia del mandatario o, en el mejor de los casos, se abstuvieron, lo que significó la derrota de la moción previa del fujimorismo legislativo que encabeza Keiko Fujimori, la principal rival en las elecciones presidenciales pasadas que resultó derrotada por Kuczynski.

Según la Wikipedia, la crisis política en Perú de este año se puede dividir en dos: la «primera crisis», debida a una serie de eventos que desembocaron oficialmente el 15 de septiembre de 2017 en una fractura total del Estado en dos. Por un lado, el Ejecutivo, denominado «oficialismo», liderado por el presidente elegido constitucionalmente; por el otro, el Congreso de la República, controlado en su mayoría por el partido fujimorista Fuerza Popular que se autodenomina «la oposición», dirigido por su líder Keiko Fujimori. El 13 de octubre el Congreso de la República dominado por la oposición reanudó las relaciones con el oficialismo, aunque de manera frágil.

El segundo período o «segunda crisis» se debe a la falta de prestigio que perdió Kuczynski al descubrírsele supuestos pagos irregulares por parte de la organización brasileña Odebrecht durante los dos gobiernos no consecutivos de Fernando Belaúnde (1963 a 1968 y 1980 a 1985) y el único gobierno de Alejandro Toledo (2001-2006), lo que originó un pedido oficial de vacancia presidencial por «incapacidad moral» según la Constitución vigente. Este pedido de vacancia lo realizó la mayoría de los partidos miembros del Congreso de la República, cuyo resultado final ganó Kuczysnki.

“La crisis política peruana forma parte de una crisis mayor de gobernabilidad y estabilidad desde el inicio del gobierno de Pedro Pablo Kuczynski”, dice Wikipedia, algo que algunos analistas políticos internacionales previeron desde el triunfo de Kuczinski.

Política y grilla
“La política se hace en Los Pinos (Residencia Oficial del presidente en turno) y en Gobernación (Ministerio del Interior); lo demás es grilla”, acostumbraban decir los viejos políticos mexicanos cuando trataban de explicar algunas decisiones que tomaba el Ejecutivo federal y que no eran bien vistas por los partidos políticos de oposición.

El dicho anterior sintetiza dos hechos reales: La acción de gobierno, que no siempre es la deseada por los partidos políticos opositores, y la lucha de éstos por alcanzar el poder y utilizar cualquier decisión gubernamental equivocada, supuesta o real, para sumarla a sus fines propios.

Ambas acciones: Política y grilla son factores que en su accionar permanente van conformando y modelando las instituciones de Estado que, al final, son las que determinan lo conducente en una situación de crisis.

De la madurez de las instituciones de Estado depende que la solución a problemas de coyuntura sea la adecuada o no. También que pueda darse el caso de una administración de la crisis, pero siempre bajo el principio básico de tendencia hacia la madurez de las instituciones de Estado.

De acuerdo a las últimas informaciones de medios peruanos, la próxima semana se dará conocer un nuevo Gabinete federal, llamado de “conciliación”. Esto podría ser el principio de la solución a la actual crisis interna de Perú, país que está jugando un papel importante en el concierto de las naciones suramericanas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

6 + uno =