Taxistas agrupados en el Frente de Taxistas Concesionados Organizados de la Ciudad de México (Ftcom) lamentaron que por el sólo hecho de manifestarse contra el gasolinazo, hayan sido intimidados y encapsulados por granaderos en el Zócalo capitalino.

Reprobaron la actitud del Gobierno de Miguel Ángel Mancera, jefe de la Ciudad de México, pues sólo querían entregarle un documento con sus demandas, entre ellas, la más importante: dotación de vales para gasolina en lugar de aumentar la tarifa.

Además, demandaron a Héctor Serrano, secretario de Movilidad (Semovi), un paquete complementario que incluye descuentos fiscales que pueden representar una disminución de hasta 10 mil pesos que dejaría de gastar el taxista.

Sin afectar la vialidad, los taxistas aprovecharon su protesta en la plancha del Zócalo central para pedir a Mancera y Serrano reconsideren otorgar más privilegios a los prestadores de Uber y les exigieron dejar de tolerar a los más de 45 mil “delincuentes” que diariamente operan autos sin concesión.

Encapsulados, taxistas y reporteros, se llevó a cabo la conferencia de prensa, en la cual Ignacio Rodríguez Mejía, vocero de los trabajadores del volante agrupados también en el Movimiento Nacional Taxista, leyó un comunicado en el que exigen al gobierno de Mancera el cumplimiento de las disposiciones legales que norman y sancionan la prestación de servicio público de transporte, a través de aplicaciones móviles, en especial Uber y Cabify, y de los taxis piratas como los “Pantera”, tal como reza la Ley de Movilidad vigente “y no hacerse de la vista gorda”, subrayó.

Acompañado por poco más de medio centenar de taxistas, Rodríguez Mejía expuso que son más de 45 mil competidores desleales, “delincuentes”, porque cometen un delito sancionado en la Ley de la Ciudad de México.

“Los que luchamos, somos taxistas legalmente establecidos, que cubrimos todos los gastos, impuestos y derechos para que el gobierno central nos dé permiso de trabajar”, dijo Hugo Guerrero, vocero del grupo de permisionarios del aeropuerto Nueva Imagen y del Frente Taxistas Concesionados Organizados de la Ciudad de México, también aglutinados en el Movimiento Nacional Taxistas.

Al llegar frente a las oficinas del Ayuntamiento de la Ciudad de México, en el Zócalo capitalino, fueron recibidos por los granaderos, quienes por órdenes de Serrano, les impidieron hacer su conferencia de prensa en el lugar acostumbrado, en el llamado Parque de Bolsillo.

Así que, rodeados de un centenar de granaderos, para que se tapara cualquier lona o no se escucharan consignas en contra de Mancera, señalaron que las empresas mencionadas, Uber, Cabify, Buggy Rides, etc., cuyo origen es transnacional, incumplen con la Ley de Movilidad pues no cuentan con una concesión y no cubren los derechos a los que los taxistas sí están obligados.
“Pensamos que hay razones más allá de las visibles para que Serrano y Mancera sostengan su omisión en actuar contra esos conductores ilegales que delinquen. Al no cumplir la ley, la autoridad también delinque”, agregó Rodríguez Mejía.

Asimismo, acusaron recrudecimiento en los operativos contra taxistas concesionados y mano blanda u omisión los piratas en los que englobaron a Uber, Cabify, Buggy Rides, entre otras. “Lo que nos hace pensar que la omisión no es ociosa, ni desinteresada, sino que el gobierno capitalino o sus funcionarios más connotados puedan estar beneficiándose económicamente al otorgarles privilegios tanto a piratas como a Uber y Cabify, entre las varias empresas que ya dan servicio ilegal por aplicación móvil”, señaló Miguel Ángel Arias, taxista concesionado.

Los voceros señalaron que el gobierno capitalino no ha rendido cuentas respecto al 1.5% de fondo que ha ido acumulando del cobro de validación vehicular que cobra a Uber y Cabify y que dichos ingresos no se consignan en la Secretaría de Finanzas ni en la Tesorería de la Cdmx.

Pidieron al Gobierno de la Cdmx cree un programa que desregule la costosa y complicada tramitología a que están sujetos los taxistas y con el Fondo de Apoyo al Transporte desarrolle un subsidio de vales de gasolina para apoyar la economía del usuario. Subrayaron que no pretenden solicitar incremento de tarifa para “no perjudicar a los pasajeros, sino que el Gobierno realice tareas para beneficiar a sus gobernados”, señaló Rodríguez.

“Nosotros pedimos que ese apoyo se entregue de manera mensual, de 3 mil pesos y nos permitiría sortear el incremento a los combustibles que se registró el pasado mes de enero. Aunque la medida no puede ser vitalicia estaremos dialogando con el gobierno capitalino para ver otro tipo de apoyos que beneficien a dicho gremio”, dijo Guerrero.

“Con esta medida los taxistas podrían economizar un promedio de 24 mil pesos al año y eso se reflejaría en un apoyo real, para que no se hiciera pagar al usuario por la crisis del gasolinazo y otros constantes incrementos de precios”, concluyó.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 + 9 =