Observaciones al proyecto neoliberal de Alfonso Romo y López Obrador

0
15

Agustín Ávila*

Le prometí a un distinguido morenista que iba a demostrar que el proyecto de Nación de Andrés Manuel López Obrador (Amlo), hecho por Romo (Alfonso) y Moctezuma Barragán, se alejaba mucho del ideal de izquierda, sobre todo, en la parte que ellos denominan: “Economía y Desarrollo”. Comencemos:

  1. Aumentar generación de hidroelectricidad.- Bueno esto, sobre todo, afecta al sureste de México. Se inscribe en las necesidades de Estados Unidos de tener más electricidad y para ello el Plan Mesoamérica ya contempla la conexión y venta de electricidad desde el sur del Continente (Americano) hasta EUA. A las presas y represas se les señala a nivel mundial por sus impactos negativos ecológicos y ambientales, entre ellos: el incremento en la tasa de evaporación por el agua retenida en el embalse, la interrupción de sedimentos que lleguen al mar lo que impacta en los deltas y en la vida marina, la perdida de fertilidad alrededor de donde se construyen las presas, el aumento del nivel freático e inundaciones cercanas al lugar donde se construyen. Implican un grave riesgo, dada la sismicidad del país. Impactan la biodiversidad y los ecosistemas. Son una barrera a la movilidad de especies animales, como aves y peces. Y, sobre todo, la generación de hidroelectricidad almacena metales pesados, fertilizantes, pesticidas y demás contaminantes. Además, desplaza habitantes y destruye ocupaciones agrícolas, ganaderas. Acaba con paisajes, con raíces culturales y zonas de alto valor ecológico. Además, no dice cómo lo va a financiar. ¿Va crear su Odebrecht, versión mexicana, o como?
  2. Tren Transpeninsular.- Atenta contra la vida de los pueblos indígenas. Exportar el modelo de desarrollo turístico de Cancún a todo el sureste es etnocidio. La Riviera Maya tiene la pérdida más acelerada de lengua originaria, el despojo agrario más fuerte de tierras y la extranjerización de playas mexicanas. Además, tan sólo en Cancún, de los 600 mil habitantes que hay, 200 mil viven en la completa marginación sin agua, sin servicios, sin ir al mar la mayoría. Exportar eso a Chiapas, Campeche, etc. es un grave error y sólo deja clara la visión capitalista de los consorcios turísticos y generadores de infraestructura en esa zona. Por qué no pensar no en un turismo masivo, sino en un turismo alternativo de bajo impacto social y cultural y que beneficie realmente a las comunidades no que las destruya.
  3. Corredor transístmico.- La idea no es nueva. Siempre Estados Unidos ha querido una ruta más cercana al Pacífico -desde el siglo XIX han presionado por ello-, con este proyecto de nación Amlo se compromete a entregarles ese corredor para que muevan todas las mercancías que vienen del Pacífico por territorio mexicano. Ello se enmarca en la lógica de las zonas económicas especiales y donde toda la vida campesina e indígena, de nuevo, es destrozada. El futuro para ellos es ser camioneros, peones de los hoteles, trabajar como albañiles en la construcción de carreteras y ferrocarriles. Por cierto, no habla si será concesionado el asunto o cómo funcionará.
  4. En política laboral.- La izquierda históricamente defiende a los trabajadores y ni una palabra del derecho a huelga, de libertad sindical y de mejorar realmente las prestaciones de los trabajadores mexicanos. Sólo habla del aumento al salario mínimo, pero nada que ayude realmente a mejorar las condiciones de trabajo de las personas.
  5. Política macroeconómica.- Partidario del equilibrio fiscal, el proyecto de nación debe tener buenos ojos del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial. Todo es asunto tecnocrático de reingeniería del gasto público.
  6. Los megaproyectos.- No desaparecen, se fortalecen en la visión de Romo y Amlo y toda crítica al traspaso que eran el uso de fondos públicos para atraer iniciativa privada queda atrás. Reconoce Amlo a las alianzas públicas privadas. Una derrota total para los economistas de izquierda en su proyecto de nación: “Crear fondo mixto de inversión pública y privada para detonar proyectos de infraestructura. Esto permitiría desarrollar entre 25 y 30 proyectos de alto impacto en el periodo 2018-2024”.
  7. No renace la Banca de Desarrollo.- No existe en el proyecto de Amlo la idea de tener realmente instituciones fuertes nacionales que ayuden en cuestión de crédito, tasa de interés, etc. Todo pasa por hacer una reingeniería y que lleguen nuevos bancos. Me atrevo a afirmar que, si el PAN trajo nuevos bancos, Amlo, de seguro, con los empresarios que lo apoyen pues le dará los suyos.

La vivienda deja de ser un derecho humano fundamental y ahora es un instrumento financiero más.- “Formular un programa estratégico de financiamiento a la vivienda sin presionar a las finanzas públicas ni generar deuda federal. Considerar el financiamiento a vivienda un instrumento de crecimiento nacional, impulsado mediante instrumentos de bursatilización, mercado de hipotecas y fondos individuales de garantía”.

Tengo más observaciones, pero creo que con esas queda claro que no hay mucho que esperar, más que organizarse realmente abajo y prepararse para la ofensiva capitalista con otros nombres que se viene en contra de pueblos y comunidades…

* Economista, investigador, conferencista y especialista en economía alterna

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 3 =