De la Ciudad

0
146
  • Constituyente, ¿Qué es eso?
  • Irónico, pierde ganando Morena en CDMX
  • ¿Perdedor Mancera?
  • ¡El pueblo sí tiene memoria!
  • ¿En que quedó el Foro de Periodistas patrocinado por la Aldf?

Se lo dijimos, estimada lectora y estimado lector, reinó el oportunismo y madruguete político y una serie de cochinadas en la jornada electoral del pasado 5 de este mes.

Hubo un rotundo fracaso de los candidatos independientes, así como también fue contundente el triunfo del abstencionismo que prevaleció en el país; en 14 estados, incluyendo la Ciudad de México.

En esta columna lo comentamos y lo confirma la ciudadanía, que no es “menor de edad” ni “se chupa el dedo”. O sea, ya no se le engaña tan fácilmente. En el caso de la Ciudad de México, todos los partidos que tienen 66 asambleístas –diputados locales-, eligieron un trato soberbio hacia el capitalino. Creyeron que con la compra de conciencias, con sus respectivos votos, sería tan fácil, tan sólo acercándose a una de sus más frágiles necesidades: el hambre y la necesidad.

¡Qué equivocados! No contaron con que la ciudadanía, el capitalino tiene dignidad. Que posiblemente no la tengan muchos políticos, entre ellos algunos legisladores que se dicen de la capital.

Menospreciar la inteligencia e integridad de los ciudadanos fue prácticamente el fracaso; sí, de todos los partidos políticos, incluyendo a Morena que se alza con la bandera del “gran ganador electoral”, en la capital.

¡No!, por desgracia, el gran ganador electoral –o no electoral- fue el abstencionismo. La mediocridad de esta jornada dominical que no fue culpa total del electorado que no fue a votar, sino por los que no supieron y no pudieron informar con veracidad y con tiempo a una ciudadanía cada vez más exigente y pensante.

Irónico, pierde ganando Morena en CDMX
Sin embargo, a pesar del triunfalismo morenista en las urnas, ya instalado el Constituyente, las huestes de Andrés Manuel López Obrador no serán mayoría. Según el INE, Morena quedó en primer lugar de la votación –en la capital-, al recibir 652 mil 286 sufragios, seguido del PRD, con 572 mil 43, y el tercer puesto fue para el PAN, con 203 mil 843. El PRI sólo obtuvo 153 mil 34 votos, cifra menor a los 172 mil 821 sufragios nulos. Bueno, en conjunto, los 21 candidatos sumaron 176 mil 918.

Los lugares: 22 para Morena, 19 para el PRD, 7 para el PAN, 5 para el PRI, 2 para Encuentro Social, 2 para Nueva Alianza, uno para Movimiento Ciudadano, uno para el Verde y uno para el bombero independiente Ismael Figueroa.

Pero, con los que no compitieron y no gastaron dinero del pueblo, PRD queda con más constituyentes. Así nada más, por dedazo.

¿Perdedor Mancera?
¡Claro que no! En esta jornada electoral, los que no supieron ganar fueron Leonel Luna, Raúl Flores, Víctor Romo y Mauricio Toledo, mandamases en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, a quienes de plano no les sirvió de nada tener el control de este órgano legislativo, claro con el apoyo del PRI y el PAN.

Miles se preguntaron ¿Qué es el constituyente? ¿Para que sirve? ¿Nos conviene? Entre otras más interrogantes que nunca fueron expuestas en los millonarios spots, para consumo de la población capitalina.

Para qué los millones de spots en radio y televisión -9 millones 585 mil 394 spots de 30 segundos; la mayoría de ellos incrédulos, sin propuestas ni ideas, descalificaciones, mercadotecnia de bajísimo nivel, o sea, una rutina electoral de antaño, nada nuevo; es más, ni los independientes convencieron. Y sólo uno de ellos, un empleado de Miguel Ángel Mancera, será el único que integre la Constituyente. ¡Millones de pesos tirados a la basura!

¡El pueblo sí tiene memoria!
El pueblo, ¡sí tuvo memoria! Pocos fueron los que cayeron en “las garras” de la corrupción electoral. De recibir a cambio del voto, dinero en efectivo, despensas, tinacos, electrodomésticos, etcétera, etcétera.

Políticos y no políticos, nunca supieron entender a los capitalinos. Una escasa información que al “Conde” del INE nunca le preocupó. Estaba más interesado en los comicios para gobernadores que en una insípida Constituyente. Es la realidad, aunque se lea muy cruda.

Y, el Instituto Electoral del Distrito Federal (Ciudad de México), sin pies ni manos, pues le quitó el INE mucha responsabilidad; nunca supo qué hacer, y en sus spots “explicativos” para votar, pareciera que se dirigía a “retrasados mentales”. Una tras otra, repetían lo mismo, que más que nada eran vacíos, sin contenido atractivo e interesante.

Lo más dramático ocurrió en la Ciudad de México, porque apenas salió a votar 30 por ciento de los electores, con lo que se interpretó como un desprecio que nunca antes se había registrado en esta parte del país.

Nueve partidos políticos nacionales y 15 locales difundieron 9 millones 585 mil 394 spots de 30 segundos en el transcurso de los 14 procesos electorales que tuvieron como corolario los comicios del 5 de junio, de acuerdo con cifras del INE.

Con excepción de los comicios para elegir a 60 integrantes de la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México (donde todos los partidos recibieron el mismo número de spots), en el resto de las entidades, 70 por ciento de los anuncios pautados en precampaña y campaña se distribuyó según la fuerza electoral de cada partido y el resto de forma igualitaria.

La Ciencia de la Comunicación Humana
Para los estudiosos del comportamiento humano las elecciones son un laboratorio. También, aseguran que la elección de los votantes ya se ha impuesto sobre los partidos, antes del día de la elección. En esa forma, el votante ordinario –en medio- no el militante de partido, tuvo la última palabra.

Según Ithiel de Sola Pool – el libro La Ciencia de la Comunicación Humana, de Wilbur Schramm-, se trata de un votante no comprometido, no afiliado o miembro a un partido; dispuesto a cambiar. Y, por consiguiente, sujeto a la influencia de los medios de masas. Sin embargo, estos votantes tienen la balanza del poder del voto en sus manos.

Otra cosa es que consideran que a pesar de que la prensa, en especial la escrita, cede muchos espacios para los actores políticos en disputa de un voto, la realidad es que su efecto sobre el votante es pequeño. ¡Sí, pequeño!

Esto, porque presta poca atención a las contiendas para cargos menores a la Presidencia de la República. Subraya los estudios del comportamiento humano.

O sea, por mucho dinero que se haya invertido en diarios escritos de “circulación nacional”, radio y televisión, no tuvo el efecto esperado por los comunicólogos o markintaing de los políticos participantes en las pasadas elecciones del 5 de junio.

El 2018 está en riesgo que la ciudadanía en este país pierda cada vez más la confianza en sus gobernadores, políticos y legisladores. Se empieza a dudar –en serio-, de todos ellos y esto podría tener graves consecuencias dentro de dos años. ¿Esteremos a tiempo para corregir el camino y creer que votar no es delinquir?

O ¿tendrá sentido votar, aunque el sistema tenga muchas fallas y perversidades?

Lo veremos, primero, en el Estado de México y después en 2018.

¿En que quedó el Foro de Periodistas patrocinado por la ALDF?

En nuestra próxima entrega.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × 2 =