ShareAmerica

Los miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (Otan), que enfrentan antiguas y nuevas amenazas de agresión rusa, terrorismo global y ataques cibernéticos, están preparándose para esos desafíos con el refuerzo de sus defensas.

El gasto en defensa, luego de años de reducción, ha resurgido desde 2014. Seis de los 29 países: Estados Unidos, el Reino Unido, Grecia, Estonia, Rumanía y Polonia ya dedican a la defensa casi el dos por ciento de su producto bruto interno (PIB). Varios otros se están acercando a ese objetivo.

Los miembros de la Otan se comprometieron a dedicar el dos por ciento de su PIB en la cumbre de 2014 en Gales y luego en mayo decidieron apurarse para conseguir ese nivel mínimo. El presidente Trump ha urgido a los aliados de la Otan que asuman mayor carga en el mantenimiento de la paz en Europa y el Atlántico Norte.

El secretario de Estado, Rex Tillerson, que a principios de diciembre viajó a Europa para conversar con los aliados en la Otan, dijo el 28 de noviembre que “nuestros gastos son de varias maneras un reflejo de lo mucho que buscamos proteger la paz y la libertad”.

Elogió a Albania, Croacia, Francia y Hungría por sumarse a la República Checa, Montenegro, Eslovaquia y Turquía en sus progresos en 2017 para cumplir con el intento de llegar al dos por ciento. “Esos países saben que deben invertir en seguridad para preservar la libertad”, dijo Tillerson en el Centro Wilson, un grupo de análisis nombrado en honor al presidente Woodrow Wilson, que hace un siglo condujo a Estados Unidos a la Primera Guerra Mundial en defensa de las democracias de Europa.

Estados Unidos gasta 683,000 millones de dólares, o sea un 3.6 por ciento de su PIB, para su defensa y la de sus aliados. Eso es casi 2.5 veces más que los otros 28 miembros de la Otan, que gastan menos del 1.5 por ciento en promedio.

Los miembros de la Otan también se comprometieron a asignar un 20 por ciento de sus presupuestos de defensa a la compra de nuevas armas y equipos, como parte del compromiso contraído en Gales. Trece aliados ya han cumplido con el 20 por ciento de la marca y otros están cerca.

Varios miembros de la Otan por encima o acercándose al umbral soportaron la dominación de la Unión Soviética durante décadas luego de la Segunda Guerra Mundial, ya fuera como repúblicas soviéticas (los estados del Báltico: Lituania, Letonia y Estonia) o en el Pacto de Varsovia (Polonia, Rumanía, Albania y Hungría).

Estados Unidos paga el 22 por ciento del presupuesto de la Otan, Alemania el 15 por ciento, Francia el 11 por ciento, el Reino Unido diez por ciento e Italia el ocho por ciento.

Noruega es el que más gasta per cápita en defensa, 1,421 dólares, más que cualquier otro aliado, con excepción de Estados Unidos que gasta 1,887 dólares por persona.

La Otan fue establecida en 1949 por Bélgica, Canadá, Dinamarca, Francia, Islandia, Italia, Luxemburgo, Holanda, Noruega, Portugal, el Reino Unido y Estados Unidos. Grecia y Turquía se sumaron a la alianza democrática en 1952, Alemania en 1955 y España en 1982.

Luego del colapso de la Unión Soviética, la República Checa, Hungría y Polonia se sumaron en 1999; Bulgaria, Estonia, Letonia, Lituania, Rumanía, Eslovaquia y Eslovenia en 2004. Albania y Croacia en 2009 y Montenegro este año.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × 4 =