Agua y polvo

0
13

Encomendó su cuerpo casi núbil a un afán ayuno de pasado, al futuro de unas manos en persecución de su tersura; no ajustaron preguntas ni atesoraron vanas promesas —arrumbaron el tic-tac desesperante y afrentoso—, bajo el cálido manto de un silencio bondadoso y al frío del amanecer sobre las calles pulidas por la lluvia; las palmas esquivaron todo temor en el gozo de estar presas y confundieron el rumor del viento con el vino aún en los alientos.

Un giro arrollador exacerbó al torrente enclaustrado, amplificó el llamado ya sin las dudas fugaces y, al entrecerrar los ojos, eran ya sólo dos cruces por único vestigio del desasosiego desechado.

Apropiarse del sabor, cantar en lo íntimo el nombre de quien al lado aspira el vaho propio que en el ir y venir de uno al otro es el mismo…

Fueron el agua y el polvo en las revueltas del pasado.

—oOo—

Fuego es del fuego en El Fuego,

fuego que en el fuego es fuego,

fuego en el fuego y todo fuego.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte + 5 =