ShareAmerica

Cuando Mpho’ “Gift” (“el Regalo”) Ngoepe, un talentoso novato de 27 años del equipo de béisbol Pittsburgh Pirates, tuvo su turno al bate por primera vez, hizo que todo un continente se sintiera orgulloso. Es el primer jugador de África en jugar en las grandes ligas.

Esto sucede en un momento en que los equipos de las Grandes Ligas de Béisbol de Estados Unidos tienen más jugadores internacionales que nunca. Al inicio de la temporada, casi 30 por ciento de los jugadores eran nacidos en otros países o en Puerto Rico.

Ngoepe, que es muy veloz, es un habilidoso jugador de cuadro nacido en Randburg, (Sudáfrica), donde jugó para equipos de ligas menores desde 2009.

El béisbol, un deporte que similarmente al críquet se juega con un bate y una pelota, fue inventado en Estados Unidos en el siglo XIX. Con frecuencia es considerado el pasatiempo nacional.

Sin embargo, el béisbol no sólo es una obsesión en Estados Unidos. El deporte cuenta con jugadores y apasionados aficionados en América Latina, Japón y Corea del Sur. En otros lugares también se sigue, aunque en menor escala. China, Italia e Israel figuran entre los 16 países que compitieron recientemente en el Clásico Mundial del Béisbol 2017, una muestra de la naturaleza y popularidad internacional de este deporte.

Esta temporada en las grandes ligas estadounidenses hay 259 jugadores procedentes de 19 países y territorios fuera de Estados Unidos. Esta cifra supera el record de hace una década de 246 jugadores.

El crecimiento internacional ocurre ahora que el béisbol retorna como deporte olímpico para las Olimpíadas de Tokio 2020 tras una ausencia de doce años.

En las grandes ligas, el equipo Texas Rangers tiene a la mayoría de los jugadores extranjeros, con 14. Otros equipos tienen más de 10.

Una semana antes del debut de Ngoepe, los Pirates enviaron a Dovydas Neverauskas al montículo para que fuera el lanzador en un partido, convirtiéndolo así en el primer jugador en las grandes ligas procedente de Lituania.

Por su lado, Ngoepe tuvo un buen comienzo en su primer juego en las grandes ligas, al conectar un sencillo en su primer turno al bate. Sus compañeros de equipo festejaron alegremente desde el banquillo, con el campo corto Jordy Mercer diciendo “¡Él representa a 1.620 millones de personas!”.

“Yo he soñado con esto una, y otra, y otra vez. Se cumplieron las expectativas de cada aspecto de ese sueño que tuve desde que era niño”, expresó Ngoepe a la prensa.

Así se juega al béisbol
El partido se juega sin considerar el tiempo y tiene nueve entradas, o más si el resultado está empatado.

Cada equipo tiene que marcar “fuera” a tres jugadores en cada entrada.

Un lanzador tira la pelota (en ocasiones a más de 160 kilómetros por hora) al bateador, que intenta golpearla y correr en torno a cuatro bases, cada una a 27 metros de distancia entre sí.

Si la pelota es atrapada en el aire o si un jugador atrapa la pelota en el campo y la lanza a primera base antes de que el bateador llegue, el bateador esta “fuera”.

Los bateadores que no logren conectar la pelota tres veces, o que no intenten golpear la pelota en lanzamientos bien dirigidos también son llamados “fuera” por un ampáyer. A eso se le llama “falta y fuera”.

Si el lanzador tira cuatro pelotas fallidas, el bateador avanza a primera base (a eso se le dice “dar un boleto”).

Cada jugador que cruza la cuarta base, denominada “el plato”, marca una carrera. Si un jugador le pega a la pelota y esta se sale del campo por encima de la valla, generalmente a entre 100 y 120 metros del bateador, entonces anota un jonrón y todos los jugadores que estén en una base, además del bateador, marcan una carrera.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

14 + seis =