14 de febrero: un regalo hoy para y siempre

0
339
jogging

Dr. Mercola*

¿Por qué el ejercicio y las endorfinas lo hacen feliz?

Las personas que hacen ejercicio ávidamente, a menudo disfrutan de un sentimiento de euforia después de entrenar, algunas veces llamada “euforia del corredor”. Este notable aumento de felicidad y de niveles de energía después de hacer ejercicio es lo que hace que los devotos del ejercicio siempre regresen por más.

Las vibras del bienestar generalmente se atribuyen a las endorfinas, que son neuroquímicos producidos en el hipotálamo del cerebro y en la glándula pituitaria. Estos analgésicos naturales son similares estructuralmente al medicamento morfina y activan los receptores de opioides en el cerebro para ayudar a minimizar el dolor.

Las endorfinas también están relacionadas a los circuitos de recompensa del cerebro y se relacionan con otras actividades que lo hacen sentir bien, como el comportamiento maternal, comer y beber o tener sexo.

Las endorfinas en la sangre también aumentan en respuesta al dolor y estrés, como el ejercicio, y por mucho tiempo se ha sugerido que estas endorfinas ayudan a las personas a sentirse mejor después de sus entrenamientos. Incluso, hay un término: “adicción a la endorfina”, que se utiliza a menudo para las ratas de gimnasio que son “adictas” a la “euforia” generada por el ejercicio. Sólo hay un problema.

Las endorfinas no pueden cruzar su barrera hematoencefálica

La idea de que las endorfinas causan la euforia del corredor ha estado circulando por décadas. J. Kip Matthews, fisiólogo del deporte y el ejercicio, dijo a la CNN: “Las carreras de larga distancia eran bastante populares a mediados de la década de los 70, aproximadamente al mismo tiempo que se descubrieron las endorfinas. Parece ser que hubo muchos reportes de la llamada ‘euforia del corredor’.

…Al suprimir la experiencia del dolor, una variedad de investigadores presentaron la idea de que las endorfinas podían ser la fuente de esta sensación de euforia después del ejercicio intenso”.

Sin embargo, según reportó CNN, las investigaciones han demostrado que los niveles de endorfina podrían no aumentar en el cuerpo, sino hasta que ha hecho ejercicio durante una hora completa.

Entonces, ¿por qué se siente eufórico después de una rutina muy corta e intensa, como el entrenamiento en intervalos de alta intensidad (Hiit)? Algunos investigadores sugieren que las endorfinas sólo se producen durante el esfuerzo anaeróbico excesivo, como el Hiit o el entrenamiento intenso de fuerza (y no durante el esfuerzo aeróbico excesivo común, a menos de que lo haga durante una hora).

Sin embargo, esto todavía no explica el panorama completo, ya que la mayoría de los estudios relacionados han medido los niveles de endorfina en la sangre durante el ejercicio. Esto no indica los niveles de endorfina en el cerebro, porque las endorfinas no pueden cruzar su barrera hematoencefálica.

Así que, mientras que el ejercicio podría aumentar los niveles de endorfinas en la sangre, son las endorfinas del cerebro las que lo harían sentir bien. Y las investigaciones no han demostrado que el ejercicio aumenta los niveles cerebrales de esta sustancia.

Lo que sí aumenta en el cerebro, después del ejercicio, es un neurotransmisor llamado anandamida, algunas veces conocida como el compuesto de la felicidad.

El artículo completo del Dr. Mercola está en: www.mercola.com Edición en español.

*Dr. Joseph Mercola es un excelente médico e investigador que está cambiando la forma de ver la vida y tratar los problemas de salud, en el mundo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × cinco =